img
Blog

 

En la Editorial del próximo número de ZIKLO, me ha dado por hablar de la “España vaciada y el ciclismo”
Esa llamada “España vaciada” ha estado muy ligada a mi vida ciclista y reconozco que me ha dado muchas cosas buenas.
En nuestros viajes para reportajes, siempre hemos sido de los de alojarnos en lugar recónditos, tranquilos, evitando ciudades. En esos sitios, nos sentimos mejor y creo que además nos ayuda a dar más personalidad al reportaje. En muchos de estas salidas he sido preguntón. Me gusta conocer experiencias e historias reales y esto ha hecho que haya tenido muchas conversaciones. Gente desconocida a la que probablemente no vuelva a ver más, pero que me dieron pie a charlar y a descubrir “vidas diferentes”.
¡Buff!, creo podría contar muchas historias pero el dichoso tiempo siempre es un freno.
Lo que no olvido es que a la bici le debo muchas de mis experiencias. Me ha permitido conocer a gente anónima que, sin buscarlo, ha acabado dándome pequeñas lecciones de vida. Personas y vidas que hay que cuidar y no podemos dejar que se pierdan. En la vida, sin valores no somos nada. Ser un poco más humildes y dar valor a lo que somos y tenemos, puede ayudarnos mucho más de lo que creemos. Ver, oír, escuchar y aprender… así de sencillo.

Foto: A. Epelde/Ziklo