Autor: jon

 Han llegado los meses más fríos del año y para disfrutar de nuestra afición qué mejor que irnos a la costa más templada de la península en esta época, tal y como apunta el propio nombre de Costa Cálida. La temperatura media ronda los 15ºC en los meses más fríos. Estamos en la comunidad de Murcia, aunque hacemos un guiño a Alicante pues una de las etapas discurre en gran parte por dicha provincia, en la Vega Baja del Segura. Nuestra base de operaciones será la murciana localidad de San Pedro del Pinatar.

 

 

Hoy en día Murcia es nada menos que la séptima provincia española en número de habitantes y la zona costera ha multiplicado por cuatro la población fija, sin contar la estacional. Tras una fuerte emigración después de la Guerra Civil, el boom turístico tocó a la puerta y las consecuencias están a la vista: masificación, caos urbanístico y desastre ecológico por doquier. A pesar de todo ello, en ZIKLO vamos a proponeros salir de tanto agobio con tres rutas que os permitirán conocer el lado más amable de la Costa Cálida y el Bajo Segura, ¿Nos acompañáis?

 

 

 

 

Ruta 1: Mar Menor

 

San Pedro del Pinatar, a pesar de su antigua historia ya que por aquí pasaba la Vía Augusta romana, apenas guarda restos de su pasado, algo bastante común en gran parte de la costa mediterránea sureña. Se debe a que tras la Reconquista, la mayoría de los asentamientos costeros eran modestos pueblos de pescadores expuestos a los saqueos de los piratas berberiscos que entre los siglos XVI al XIX asolaban la costa tomando cautivos para venderlos como esclavos. Así que ante la llegada de los piratas, los pescadores de estas aldeas se retiraban hacia las poblaciones mayores del interior que sí estaban fortificadas. De ahí viene el dicho de “no hay moros en la costa”.

 

El punto de partida para las tres rutas lo situamos junto al Molino Quintín al final de la playa Los Lorcas. Tras un par de kilómetros y sin solución de continuidad, entramos en la pedanía de Santiago de la Ribera. Vamos pegados al mar y sus playas hasta el final de la calle, un par de kilómetros después. Seguimos en paralelo a la costa por un paseo con carril bici y luego tomaremos la RM-F34 que lleva al aeropuerto, por un nuevo carril bici hasta llegar a sus instalaciones. Como comentario decir que hay bastantes carriles bici, pero tan anárquicos como sus urbanizaciones: tomáoslo con paciencia.

 

Tras dejar atrás el aeropuerto llegamos a Los Alcázares entrando por el barrio de Los Narejos. Y al salir, en la primera rotonda, nos vamos hacia el mar por una amplia avenida, para bordear  las después las diversas playas de la localidad, disfrutando, sin que nada lo impida, de las vistas hacia el Mar Menor en toda su amplitud. Al fondo se vislumbran los horribles edificios de La Manga como un borrón entre el azul del mar y el del cielo. Este amplio paseo no dispone de carril bici, por lo que en fechas vacacionales se hace un poco agobiante. A mitad del mismo encontramos un curioso Monumento al Pescador y al llegar al final, poco después del puerto deportivo, tomaremos la N-332, hasta cruzar la Rambla del Albujón, uno de los puntos neurálgicos por donde desemboca gran parte de la porquería al Mar Menor.

 

Tras pasar dicha rambla seguiremos rumbo a Los Urrutias, pequeña localidad costera que ha sido la más perjudicada por los desastres ecológicos. Al ser zona inundable, aquí se han ido depositando toneladas de lodo y podredumbre que han impregnado la playa y traído consigo unos olores nauseabundos. Los turistas y la gente que tiene viviendas vacacionales están dejando de acudir y muchos negocios están cerrando. Al parecer (solo encontramos una referencia en Wikipedia), el nombre de Los Urrutias proviene de unos militares vascos así apellidados que allí se instalaron tras las guerras carlistas. La localidad tiene varios barrios, entre ellos El Carmolí asentado en las faldas de un promontorio que parece fuera de lugar en la llanura que lo rodea: se trata de un volcán extinto que da el nombre al barrio.

 

Poco después del último de ellos vemos a la izquierda un molino, cuya misión, más que la de moler, parece que sería la de mover una noria para regadío. Unos metros más adelante cruzamos la Rambla del Beal, sin ningún tipo de puente: en las crecidas el agua simplemente lo inunda todo, con el agravante de que, además de los residuos citados, por aquí llegan también metales pesados de los depósitos de desechos mineros de La Unión, 8 km hacia el interior. Una larga recta entre cañizales nos lleva hasta Los Nietos, pequeña localidad donde se han encontrado restos iberos, griegos y romanos, pero hoy sin interés. Luego nos dirigiremos hacia Los Belones para coger la vía de servicio aneja a la autovía de La Manga por un nudo de enlace realmente kafkiano, aunque bien señalizado.

 

Más adelante, alcanzaremos el espectacular entorno de las Salinas de Marchamalo, un enorme conjunto de balsas que en su tiempo se dedicaron a la extracción de la sal, y que hoy están prácticamente abandonadas como fruto del atávico desprecio institucional hacia bienes históricos y culturales a pesar de estar protegidos a nivel europeo por su valor ambiental al ser una reserva de la biosfera por la cantidad de aves que en ellas se encuentran, especialmente flamencos. Pero estos rellenos de sal sin retirar y los lodos existentes hacen que las balsas se vayan colmatando y la salinidad aumente hasta hacer que sean totalmente inhabitables para las especies que en ellas moran. Estas balsas, si funcionan, son un espectáculo de colores según varía la salinidad que hace que la superficie vaya adquiriendo tonos amarillo verdosos que pasan al rosa e incluso rojo, para acabar de un blanco inmaculado cuando el agua se evapora.

 

Seguimos carretera adelante, para reencontrar la autovía que ahora se ha convertido en la Gran Vía de La Manga. Quien quiera puede irse hasta el final, pero solo se va a encontrar con un atentado natural en toda regla. Nuestra ruta sigue hacia Cabo de Palos y vamos hasta el fondo para ascender hasta el Faro, construido con los restos de una antigua fortaleza defensiva allí ubicada e inaugurado en 1865. Su torre de 51 m de altura lo sitúa como el séptimo faro más alto de España, desde donde disfrutaremos de unas magníficas vistas. El nombre de Palos viene del latín “palus”, que significa laguna o marisma, y se refiere a la proximidad del Mar Menor. Los establecimientos de su bonito puerto son un buen lugar para un tentempié. Tras él, desandamos el camino y buscamos la entrada a la autovía para tomar la vía de servicio y seguir hasta Los Belones, atravesando la localidad y tomando dirección a Portmán en la rotonda de salida.

 

Un tramo entre campos de cultivo y luego atravesamos por un buen carril bici los enormes campos de golf del complejo La Manga Club Resort. Poco después, en suave ascenso, cruzamos otro campo de golf del mismo complejo y pasamos por un pinar antes de llegar a un cruce señalizado hacia El Llano del Beal. Entramos en la zona minera murciana por excelencia: minas de plata, plomo y zinc explotadas ya por cartagineses y romanos. No se volverían a abrir hasta el siglo XIX y se cerraron en 1990 tras una serie de desmanes ecológicos por su explotación intensiva. Hoy en día la zona se está regenerando con la creación del Parque Regional de Calblanque.

 

 

 

Los aventureros pueden optar por tomar el desvío citado, pero el firme, aunque en buen estado, se encuentra sin asfaltar en un tramo de unos 4 km practicables con la flaca. Una ascensión no muy dura que lleva al Collado de los Mosquitos por un terreno salvaje, en tremendo contraste con lo que hemos dejado atrás. Pero la ruta diseñada sigue por el asfalto en suave ascenso hasta el collado de Cenizas 500 m después. Al poco de iniciar el descenso vemos a la izquierda una calzada romana, prueba fehaciente de su interés por esta zona minera. Y al final de dicho descenso dejamos a la izquierda las ruinas de la Villa Romana del Paturro, investigadas y expoliadas para llevar piezas arqueológicas y mosaicos a varios museos. Hoy las ruinas se encuentran en total abandono, rodeadas de maleza y sin un camino de acceso visible.

 

Portmán, mezcla de pueblo pesquero y minero, se asienta sobre lo que fue una magnífica bahía llamada Portus Magnus por los romanos. Y decíamos que fue una magnífica bahía, porque a mediados del pasado siglo fue destrozada por los vertidos mineros en uno de los mayores atentados medioambientales, si no el mayor, en la historia de España. No hay más que mirar la vista de satélite o bajar a lo que un día fue el puerto y ver dónde está el puerto actual. En los últimos años parece que se pretende reparar el estropicio.

 

Seguimos ruta para acometer la ascensión al pequeño puerto conocido como Sierra Minera o Cruz Chiquita que separa Portmán de La Unión. Ascenso y descenso discurren por un continuo paisaje de restos de las antiguas minas, al que no se le puede negar espectacularidad. La Unión, localidad minera por excelencia, tuvo su máximo esplendor con el auge de la minería y así en 1900 contaba con más de treinta mil habitantes que se redujeron a la tercera parte a mediados del siglo XX. En la actualidad se ha recuperado hasta ser más de veinte mil, como ciudad dormitorio de Cartagena. De sus edificios decimonónicos apenas se conservan dos: la Casa del Piñón y el Mercado Público. El primero se ubica en la calle Mayor, por la que atravesamos la localidad, y alberga el Ayuntamiento y los Museos Minero y del Cante de las Minas. El Mercado está junto a la estación de FEVE y se le conoce como la “Catedral del Cante”, porque es la sede del Festival Internacional del Cante de las Minas. Y ya que hemos llegado al mercado, quien quiera (no se incluye en la ruta) puede ascender al Parque Minero por detrás de la estación: algo menos de 2 km al 7% con un firme hormigonado que es un lujo. Las vistas son magníficas y merece la pena.

 

Salimos de La Unión hacia El Algar, una localidad muy cercana y sin interés, así que seguimos la N-332 por una larga recta entre campos de cultivo hasta confluir con la AP-7 donde la carretera que llevamos se convierte casi en una vía de servicio de la autopista. Ya no abandonamos esta carretera hasta llegar a Los Alcázares y solo nos queda desandar el camino que hicimos al principio de la jornada o volver por San Javier: a vuestra elección. Y hemos añadido al final un tramo sumamente relajante que es obligado hacer en algún momento: se trata de seguir el Paseo de los Molinos entre el Mar Menor por un lado y las Salinas de San Pedro por el otro, para llegar al canal natural de paso entre el Mediterráneo y el Mar Menor. A no perdérselo.

 

1 San Pedro del P.-Cabo de Palos

Ruta 2: Huerta murciana

 

Obviaremos la descripción de la ruta en sus primeros kilómetros ya que se trata de una zona urbana y hay muchas alternativas, incluso con tramos de carreteras de tercer orden: vosotros mismos. Se trata de llegar a la rotonda que tiene la N-332 en el centro de San Javier, otra importante localidad de más de treinta mil habitantes, pero sin apenas cosas interesantes que ver. En la citada rotonda encontramos la señal de Pozo Aledo, apenas una agrupación de casas, que es hacia donde nos dirigimos y donde tomaremos el cruce a la derecha hacia Avileses. Hasta llegar a esa localidad nos espera un largo tramo de carretera poco concurrida entre frutales, invernaderos y cultivos de regadío. Dicho topónimo parece que viene de una familia asturiana de Avilés que aquí se asentó en el siglo XIV, si bien en realidad se llama Jerónimo y Avileses, aunque se desconoce la procedencia del primer topónimo de esta modesta localidad con una economía basada en la agricultura.

 

Seguimos adelante, ya por un terreno de secano sin apenas cultivos, hasta pasar por el enorme complejo del Golf de la Peraleja que bordeamos durante más de 5 km dejando a la derecha el desvío hacia Sucina. Tras dos rotondas, pasamos bajo el ferrocarril y seguimos en dirección a Murcia. Pasamos por La Tercia, una pequeña localidad en cuyos alrededores se han construido enormes urbanizaciones de casas unifamiliares con reclamos de campos de golf junto a ellas, en medio de un secarral y lejos de de un centro urbano importante.

 

Poco después llegamos a la RM-F13 que tomamos en dirección a Murcia. Comenzamos el suave ascenso al Collado del Garruchal que por este lado apenas puede considerarse como puerto ya que son 4,5 km con un 2,6% de pendiente media. El descenso, también muy suave salvo alguna rampa puntual, tiene una primera parte muy bonita a través de un desfiladero y pinares; luego, cuando el terreno se abre, el paisaje vuelve a ser árido y seco, pero también tiene su encanto por cuanto es bastante accidentado y no la planicie que hemos dejado atrás. Al final del descenso nos encontramos con un cruce en el que hay tres opciones: seguir el trazado de la ruta y hacer el bucle por Cresta del Gallo (obligatorio para los coleccionistas de puertos CIMA); seguir de frente y dar una vueltilla turística por Murcia capital; o simplemente saltarse dicho bucle y continuar la ruta a la derecha, ahorrándose 17 km y unos 400 m de desnivel.

 

En un corto trecho pasamos por las localidades de San José de la Montaña, Las Tejeras y Los Garres, sin especial relevancia, siendo prácticamente barrios periféricos de la capital. Siguiente localidad, Algezares, cuyo nombre viene del árabe “Al-Jezar” que significa tierra de yesos. Su historia parece bastante antigua, aunque apenas quedan algunos vestigios de ella. Se han encontrado restos de un palacio romano y de una basílica de lo que para algunos fue la sede episcopal visigótica de la ciudad de Eio, destruida por los árabes en el año 825.

 

Ahí se inicia la ascensión al Santuario de la Fuensanta y a la Cresta del Gallo, el coco del día. Es un 2ª categoría duro, con kilómetro y medio a casi el 10% de pendiente media y máximos del 12% o incluso más en alguna zona muy puntual, en la segunda mitad de la ascensión. En una curva antes del santuario encontramos La Fuente Santa, que parece ser el lugar de la aparición y donde allá por el siglo XIV la Virgen hizo brotar el agua que tenía efectos milagrosos. Desde ahí unos cuidados caminos peatonales ascienden hasta el santuario, pero nosotros lo haremos por la carretera con algún tramo que ronda el 10%. La visita es obligada. Como siempre, estos lugares de culto importantes se construyen en parajes que tienen cierta magia. El templo actual, edificado sobre la antigua ermita, se inauguró en 1712. Hablar de la historia mezclada con leyendas se sale del alcance de estas líneas, pero es curioso cómo esta Virgen de la Fuensanta se convirtió en la patrona de Murcia o la historia de la “Cueva de la Cómica”, situada en el camino de acceso a pie.

 

Rellenamos los bidones y seguimos ruta por un tramo llano hasta llegar a un cruce. Si hay tiempo, es muy interesante desviarse 1 km a la derecha y visitar otro paraje mágico donde se encuentran el Santuario ibero de la Luz del siglo V a.C., el Castillo de la Luz del siglo VIII y el Eremitorio de la Luz. Quien quiera ir, que se documente antes.

 

Volvemos a la ascensión y tras el cruce encontramos un rampa dura aunque corta que nos mete en Los Teatinos, una urbanización de nuevo cuño. Tras un leve descanso la carretera se convierte en sentido único y entramos en la ya citada parte más dura que se hace más llevadera pues la carretera curvea de lo lindo a través de un magnífico pinar. Se corona al llegar a una gran explanada donde se ubica el Mirador de la Cresta del Gallo para disfrutar de las amplias vistas. Retrocedemos 1 km para descender hasta San José de la Montaña, siempre entre pinos y tomando precauciones ya que esta vertiente tiene más pendiente y curvas muy cerradas.

 

Reemprendemos ruta en dirección a Torreagüera, donde accederemos a la RM-300. Para evitar un rodeo vamos por el barrio de El Bojar por carreteras secundarias y sin señalizaciones, así que llevad preparada la ruta o preguntad. De Torreagüera seguimos por el barrio de Los Ramos y por la RM-301 hacia Sucina. Dejamos atrás las zonas urbanas y por un terreno yermo, aunque con algunos campos de frutales, llegamos al cruce hacia Cabezo de la Plata, dirección que debemos tomar. Es esta una pequeña localidad cuyo nombre usan los ciclistas de la zona para denominar como puerto de Cabezo de la Plata a la ascensión, en la frontera entre 2ª y 3ª categoría, en la que estamos inmersos y cuya altigrafía incluimos. La carretera perfecta con un bonito trazado, el paisaje árido pero no exento de belleza, un bonito pinar en el tramo final y la ausencia de tráfico, son los ingredientes primordiales para disfrutar de una ascensión sosegada.

 

Un largo y rápido descenso nos lleva hasta el punto en que anteriormente habíamos abandonado el Golf de La Peraleja. Comenzamos a rodearlo y ahora sí, en el primer cruce nos vamos hacia Sucina. Se trata de una localidad fundada en 1744, sin especial interés histórico. La carretera que llevamos se convierte casi en vía de servicio de la autovía RM-1 de la que nos separamos al llegar al cruce hacia Casas Blancas, pequeña localidad a la que se accede entre magníficos campos de frutales. Sin más, continuamos hacia El Mirador entre invernaderos, para encontrar la RM-F24, una tranquila carretera que nos deja en la rotonda que tiene un avión de entrenamiento CASA C-101. Aquí lo mejor es seguir de frente y llegar a la costa para volver al punto de inicio.

 

 

2 San Pedro del P.-Murcia

Ruta 3: Baix Segura

 

Iniciamos ruta atravesando de nuevo 3 km de zona urbana, esta vez hacia el núcleo primigenio de San Pedro del Pinatar. El camino más directo es la calle Río Chícamo y solo hay que mantener la dirección hasta llegar a la iglesia de San Pedro y la Plaza de la Constitución que dejamos a la izquierda para llegar al ayuntamiento tomando la carretera RM-F25. Podremos ver el bonito palacio neomudéjar del Barón de Benifayó, actual sede de los Museos Etnográfico y Arqueológico. Pasamos sobre la AP-7 entrando en el típico paisaje de frutales, huertos e invernaderos, para acceder a una zona conocida como Lo Romero donde entramos en Alicante por una carretera mucho más bonita, ya sin invernaderos, entre pinares y campos de frutales.

 

Tomamos dirección a Orihuela para toparnos con la gigantesca y reciente urbanización de Pinar de Campoverde que ocupa unos 3 km². Muchos de sus ocupantes son extranjeros de la UE, que viven en casas unifamiliares, bastante integradas en el entorno, pero que nos parecen viviendas sin “alma”.

 

Continuamos por una buena carretera apenas transitada en medio de un agradable paisaje que va picando hacia arriba con algunas ondulaciones, pero sin una pendiente relevante hasta llegar al Puerto de Rebate. Un tanto pomposo el considerarlo como puerto, por cuanto apenas son 230 m los que se ascienden en 17 km. A partir de aquí el terreno ya es más de secano, pero con plantaciones de almendros y más frutales. Durante el descenso vemos a lo lejos el Embalse de la Pedrera, junto al que se sitúa el siguiente punto de paso, Torremendo. Es esta una pequeña localidad agrícola que en lo que va de siglo ha visto más que duplicada su población por la llegada de residentes europeos, principalmente británicos y alemanes. Luego, unas bonitas vistas al llegar a las cercanías del embalse y otro largo trecho entre almendros y frutales hasta encontrarnos con la última localidad antes de arribar a Orihuela: Hurchillo. No deja de ser curioso que en más de 30 km solo nos hayamos encontrado tres localidades, una de ellas de reciente cuño y solo residencial. En esta zona hay varios yacimientos prehistóricos e iberos y Hurchillo parece que está situado sobre un antiguo asentamiento, al parecer griego, pero quienes allí vivieron se habrían trasladado a la actual Orihuela. El núcleo actual sería de aparición bastante más reciente.

 

Una de las ciudades más importantes de Alicante, Orihuela, atravesada por el río Segura, es un centro histórico y cultural de primer orden. Su historia viene de muy atrás, pasando por las edades de Bronce y Hierro. Luego serían iberos, celtas, comerciaron con fenicios y griegos, pasó a manos cartaginesas y luego a los romanos, que le dieron el impulso definitivo. Incluso fue bizantina un corto periodo de tiempo en el siglo VI; más tarde la ocuparon visigodos y musulmanes hasta la derrota de estos últimos. En la Edad Moderna fue punto de conflicto entre los diversos reinos, hasta la invasión francesa. Imposible atesorar más mezcla de culturas. Posee hasta tres universidades, la más antigua en un magnífico edificio del siglo XVI. Hay además varios edificios religiosos entre los que destaca la catedral comenzada en el siglo XIII, palacios, museos, archivos… Apenas queda algún resto del castillo visigodo, que devino en fortín en la Guerra de Sucesión hasta su declive final. Antes de continuar decir que quien quiera, puede subir hasta el Seminario (600 m al 10%) desde donde hay una magnífica vista de esta ciudad, con historia para rato.

 

Una larga recta nos deja en Bigastro, una localidad de cierta importancia, que nació como núcleo poblacional en el siglo XVIII. En el último siglo su población se ha multiplicado por cinco, pasando de ser meramente agrícola a residencial dada su proximidad a Orihuela. Cruzamos la localidad hacia la zona recreativa de La Pedrera. Seguimos una estrecha y solitaria carretera sin señalización y con firme un tanto irregular hasta la presa del Embalse de la Pedrera. El kilómetro final tiene cierta dificultad pues nos enfrenta a una rampa que llega al 14% de pendiente, muy puntual. Desde la presa tenemos unas estupendas vistas e iremos bordeando el embalse por un tramo muy bonito. Cuando ya claramente nos hemos separado de la orilla, llegamos a Vistabella, otra urbanización que no merece nuestra atención. Poco después giramos a la izquierda hacia Los Montesinos, adonde arribamos tras unas largas rectas entre frutales. Atravesamos el núcleo urbano y 2 km después entramos a la derecha en la Vía Verde de Torrevieja. ¡Ojo!, porque no está señalizada: se encuentra nada más pasar un centro de jardinería.

 

Esta vía bordea la Laguna Salada de Torrevieja, una pequeña maravilla de mar interior, pero a cierta distancia de la costa. En algunos puntos existen pequeñas sendas peatonales por las que se puede acceder a la orilla, alguna de ellas practicable con precaución en bici. Si llegáis allí podréis apreciar el color rosado del agua debido a su alta salinidad, aunque el verdadero espectáculo se contempla desde el aire. Poco antes de Torrevieja podemos contemplar las instalaciones salineras, con sus grandes y blancos montículos.

 

La Vía Verde nos deja en el mismo puerto de Torrevieja, la tercera en población de la provincia de Alicante, aunque iniciado el siglo XIX solo existía una vieja torre de vigilancia (de ahí su nombre) y algunas casas de salineros. Pero luego la explotación industrial de la sal y sobre todo la enorme expansión urbanística de los últimos cincuenta años (la población se ha multiplicado por diez en ese medio siglo) la han convertido en la enorme urbe turística que es en la actualidad, donde podréis internaros si lo deseáis. Nosotros buscaremos la N-332 por la que continuaremos durante 12 km hasta llegar a una rotonda donde se indica el desvío hacia la Torre de la Horadada, nuestro siguiente punto de paso. Esta carretera tiene carril bici, pero es un verdadero lío seguirlo sin hacer alguna pirula; también en puntos hay que separarse de la N-332 por lo que hay que prestar la debida atención. Atrás hemos dejado pueblos como Punta Prima, Playa Flamenca, La Zenia, Cabo Roig, La Regia, Dehesa de Campoamor y otros que no presentan solución de continuidad y se hace imposible saber en cuál nos encontramos.

 

Torre de la Horadada debe su nombre a la torre de vigilancia de finales del siglo XVI que está declarada Bien de Interés Cultural: la podemos ver junto al puerto. Desde aquí, el camino hasta el punto de partida queda a la elección de cada uno. Nuestra recomendación es hacerlo lo más cerca del mar aunque hay que hacer algunos quiebros. Pero antes de terminar, una visita absolutamente imprescindible y broche de oro para la ruta: el Parque de la Salinas de San Pedro del Pinatar, precioso paseo con las balsas de las salinas a uno y otro lado y donde el agua puede presentar una increíble paleta de colores. Todas las lagunas y balsas de estas zonas tienen una enorme riqueza de diferentes tipos de aves entre las que destacan los flamencos. Estas salinas se explotan industrialmente y al fondo podemos ver las instalaciones con los grandes montones de sal.

 

Y como hay mundo más allá de la bicicleta, comentar que si queremos darnos un homenaje, lo mejor será buscar una buena mesa en la que no van a faltar ensaladas como el “Mojete”, excelentes platos a base de pescado, arroces melosos como el famoso “Caldero”, parrilladas de verduras, pasteles de diferentes carnes y mucho más. Y para regarlos, recordad que Murcia tiene hasta tres D.O. de vinos: Jumilla, Yecla y Bullas… e incluso buenas cervezas autóctonas. Los “Paparajotes” son unos postres en base a hojas de limonero cubiertas con una masa de harina y huevos con azúcar y canela. Y para acabar ¿qué tal un “Café Asiático”, con leche condensada, coñac, licor 43 y canela? Pues nada, amigos, a disfrutar de estos lugares, pero mejor que lo hagáis en los meses menos agobiantes, ¿eh?

 

3 San Pedro del Pinatar-Orihuela

Fotos: Andoni Epelde

Perfiles: APM

Leer Más

 

La actividad en ASSOS no cesa y en esta ocasión, os vamos a presentar dos maillots de manga corta con características técnicas similares pero de diseños diferentes ya que uno forma parte de la línea femenina, el UMA y otro para hombres, el MILLE.

 

 

Tanto el maillot Assos Mille GT c2 Shifter, como el Assos Uma GT c2 Shifter, son de manga corta y cuentan con una estructura de mangas sin dobladillos, confeccionada con los mismos tejidos elásticos y ultrasuaves empleados para los maillots de competición Assos. Estas versiones del maillot Mille y Uma se caracterizan por un diseño gráfico atrevido y llamativo de transición de colores. Este diseño sin costuras logra la mejor transición posible entre la parte superior de los brazos y los tejidos, ofreciendo un ajuste firme que se adapta al estirarlos para alcanzar el manillar. El cuerpo del maillot está fabricado en el tejido de punto BIG DUAL, que ofrece una alta transpirabilidad, ligereza y secado rápido. Los acabados incluyen una cremallera con sistema de bloqueo y un triple bolsillo trasero, que garantiza la seguridad de los objetos gracias a sus tapas de protección integradas.

 

 

 

Características:

BIG DUAL Tex: Tejido de punto circular entrelazado, de rápido secado que emplea una excelente tecnología de control de humedad y transpirabilidad, que conforman los paneles delanteros y traseros

Push Pull: Utilizado en las mangas, este tejido de punto por urdimbre ofrece una alta protección solar (FPS 50+), alta transpirabilidad, confort y secado rápido

RaglanCut: Las mangas continúan hasta el cuello, sin costuras en los hombros, para ofrecer una mayor libertad de movimiento

Raw-Cut Sleeves: Este tipo de diseño de manga favorece una transición casi imperceptible entre el tejido y la piel, mejorando la comodidad y la sujeción

Triple Ramp Pockets: Sistema de tres bolsillos confeccionados con solapa de tela que se encuentran situados en un lugar óptimo para un fácil acceso

– Orificio para los auriculares en el bolsillo derecho

Full-Length Zipper: Cremallera completa y ligera con sistema de bloqueo que ayuda a regular la temperatura corporal

regularFit: Diseño con un ajuste anatómico que resulta menos agresivo que el corte racingFit, donde la velocidad y la comodidad se unen en un único modelo

www.assos.com

 

 

Leer Más

ASSOS LANZA LA COLECCIÓN SUPERLÉGER: EL EQUIPAMIENTO MÁS LIGERO Y TRASPIRABLE HASTA LA FECHA

 

¿A QUIÉN VA DIRIGIDA LA COLECCIÓN?

La colección SUPERLÉGER está diseñada específicamente para aquellas personas que realicen ejercicios de alta intensidad en los días con temperaturas más altas, tanto en interior como en exterior.

 

¿QUÉ NOVEDADES INCLUYE?

Esta colección se ha concebido no solo con la intención de reducir el peso, sino también para aumentar la comodidad y ofrecer el apoyo óptimo a nuestros ciclistas durante las competiciones en los días más calurosos y los entrenamientos de mayor intensidad en interiores.

Esta colección, que se posiciona como el equipamiento más ligero y traspirable hasta la fecha, está compuesta por las siguientes prendas:

– Culote corto con tirantes EQUIPE RSR Bib Shorts SUPERLÉGER S9

– Camiseta interior de manga corta SS Skin Layer SUPERLÉGER

– Calcetines RS Socks SUPERLÉGER

– Muñequeras antisudor RS Sweat Blocker SUPERLÉGER

 

 

¿CUÁLES SON SUS DETALLES MÁS SUTILES?

EQUIPE RSR Bib Shorts SUPERLÉGER S9

El culote corto con tirantes SUPERLÉGER Bib Shorts, de tan solo 120 gramos de peso, sigue la línea de la generación S9, utilizando tejidos hiperligeros para lograr una estabilidad inigualable y ofrecerte un plus de ventilación. Cuenta con un panel Butterfly de una sola pieza con forma de mariposa, que protege de forma completamente envolvente y está confeccionado con nuestro tejido Breezer Tex, un material ultraligero de punto con estructura de rejilla que favorece la transpiración y ofrece máxima suavidad al tacto. El panel trasero y el resto del panel frontal, por su parte, se encargan de fijar la badana y están confeccionados con nuestro tejido ultrasuave OSSIDIA de punto por urdimbre, que ofrece el punto de sujeción óptimo. Los tirantes también están compuestos por un tejido elástico más ligero, evitando así unos gramos adicionales y favoreciendo una menor absorción del sudor.

Finalmente, la bandana SUNDECK S9 es una evolución de la badana EQUIPE RS, estilizada y diseñada para reducir todavía más la absorción de humedad y disminuir su peso en algunos gramos.

 

 

SS Skin Layer SUPERLÉGER

La camiseta interior Skin Layer SUPERLÉGER se concibió principalmente para dos aplicaciones específicas: la primera aborda las necesidades de los ciclistas que entrenan y compiten en interiores, y cuyo objetivo es obtener la máxima velocidad, ya que en este tipo de sesiones la capa empleada en la parte superior del cuerpo debe ser lo más ligera y transpirable posible, y absorber la humedad al máximo. La segunda aplicación es para las competiciones de exterior en los días más calurosos, donde se necesitan las mismas características, pero en las que un panel frontal menos revelador añade un toque de protección que resulta muy conveniente cuando la cremallera está bajada por completo.

Para los entrenamientos en interiores, esta Skin Layer te servirá como primera y única capa en la parte superior, superpuesta únicamente por los tirantes. Si deseas utilizarla para rutas de exterior, te recomendamos combinarla con un maillot ligero para obtener una primera capa ligeramente compresiva y sin costuras para los días más calurosos.

www.assos.com

 

 

Leer Más
Sábado tarde, trabajando para cerrar un viaje y se me ha cruzado un poco un cable.
Con lo que me gusta escribir hace mucho tiempo que no estoy por aquí. Tranquilos, se que casi nadie habrá notado la falta de mis reflexiones. Reconozco que no he tenido mucho tiempo pero también me ha fallado ese motor de vida que es la motivación.
Sigo y seguiré activo con Ziklo pero hoy hablo como Jon Beunza. No soy nuevo en esto de las redes, puedo estar callado, pero sigo al día de todo y se de que va el juego. Aprendo, me informo y tengo la oportunidad de mantener el contacto con buenos amigos, pero estoy un poco decepcionado porque veo que cada vez vale más el hablar por hablar.
Ojo, no hago referencia a los que contamos nuestras aventuras, ilusiones, conquistas, eso me encanta, y siempre lo leo con agrado. De las experiencias y sueños de otros siempre se aprende.
De lo que reniego es de la gente que utiliza las redes como un arma de destrucción. Suena fuerte pero es así y que conste que lo digo desde una perspectiva general y personal y por nada que haya afectado ni a Ziklo ni a mi en ningún momento.
Hablo desde el Jon persona que entiende la vida desde su propia perspectiva. Me pone malo la crítica fácil y despiadada y que muchas veces se escuda en el desconocimiento. La crítica es buena pero debe ser siempre constructiva, No me gusta cuando leo cosas, sobre todo en twitter y algunos foros que su rigurosidad no pasa del opinar por opinar. Entiendo que la libertad es la gran virtud de las redes, pero creo que nadie hace las cosas mal adrede y muchas cosas tienen un por qué que desconocemos.
Seguiré leyendo todo, aprendiendo y ojalá que disfrutando, pero me temo que mis aportaciones van a ser esporádicas.
Casi nadie notará mi ausencia, y lo entiendo, hoy lo que vale es crear polémica y a mi eso no me va. Cada uno debe vivir la vida como las siente y la mía es la de estar cerca de aquellas personas con las que puedo compartir cosas.
La vida siempre es una oportunidad de sumar.
La foto es de Andoni Epelde/Ziklo Team. Col de Sabot
Leer Más

El gran campeón eslovaco Peter Sagan cambia de equipo de cara a la próxima temporada y Sportful le seguirá en sus nuevos retos deportivos. A sus 31 años, el triple campeón del Mundo inicia una nueva y excitante aventura en el Team TotalEnergies. A ese nuevo proyecto ha querido unirse también Sportful, la firma italiana especializada en ropa ciclista desde hace mas de 30 años tiene un vínculo muy especial con Sagan, un vínculo que continuará al menos durante 2022.

De este modo, la firma italiana será el patrocinador y proveedor oficial de ropa ciclista para los ciclistas profesionales del Team TotalEnergies. Uno de los equipos más prometedores del panorama actual, con unos ambiciosos objetivos de crecimiento a nivel deportivo a medio plazo y que cuenta también con una potente imagen mediática enfocada en el respeto por el medioambiente: “Embajadores del mundo del mañana”, es su lema. Un lema, por cierto, con el que se sienten plenamente identificados en Sportful.El gran campeón eslovaco Peter Sagan cambia de equipo de cara a la próxima temporada y Sportful le seguirá en sus nuevos retos deportivos. A sus 31 años, el triple campeón del Mundo inicia una nueva y excitante aventura en el Team TotalEnergies. A ese nuevo proyecto ha querido unirse también Sportful, la firma italiana especializada en ropa ciclista desde hace mas de 30 años tiene un vínculo muy especial con Sagan, un vínculo que continuará al menos durante 2022.

“Estamos convencidos de que, gracias también a nuestro apoyo y al de otros patrocinadores importantes, el equipo TotalEnergies podrá rendir al máximo nivel y alcanzar los objetivos marcados en las próximas temporadas”, ha explicado en un comunicado la firma italiana con sede en Fonzaso. Próximamente, se darán a conocer más datos sobre la colaboración entre la estructura francesa y Sportful.

 

Más información:
www.sportful.com

 

 

 

Leer Más

 

Que confluya todo lo bueno en una jornada ciclista no es fácil y menos en un año como el que estamos viviendo, en el que todo parece tocado por la varita de la “bruja mala”. Viajar para andar bici es inevitable que conlleve pasar días de penuria y frustración, ilusiones por lograr pequeñas conquistas en forma de puertos que se truncan por causas “ajenas a nuestra voluntad” y que casi siempre tienen en las condiciones meteorológicas sus principales causas. Es lo que tiene ser aficionados a un deporte al aire libre y en el que además sus momentos más especiales se viven cerca de las cumbres.

Por todo esto, esos días únicos, especiales, en los que todo se pone de cara, son un auténtico regalo de los dioses que hay que aprovechar y disfrutar pedalada a pedalada.

Era septiembre. Estábamos en nuestro stage de Pirineos, en Saint Lary. Éramos un grupo reducido, cumpliendo el protocolo correspondiente, pero todos con muchas ganas de “compensar” un año de frustraciones ciclistas. Todo iba perfecto, con buen tiempo, sol, sin apenas viento y con unos Pirineos tremendamente tranquilos y en un punto de naturaleza espectacular. Se acercaba el cambio de tercio: el otoño ya vestía sus primeras galas, la paleta de colores comenzaba a alimentarse de ocres, rojizos y tostados, antes de la llegada del blanco invernal.

Los cicloturistas no necesitamos mucho para venirnos arriba, y la combinación de sol, carretera perfecta, entorno agradable y calma, hace que la motivación y buenas sensaciones fluyan a borbotones.

Como comentaba, llevábamos tres intensas jornadas en las que habían caído Azet, Peyresourde, Balès, Peryagudes, Hourquette d’Ancizan, Aspin, Tourmalet, Lac d’Aumar, Cap de Long y Piau Engaly. Nos quedaba una última jornada, un día más corto, ya que a la tarde tocaba regresar, pero con la mejor de las guindas si las cosas cuadraban bien.

La última jornada tenía un nombre propio: PORTET. Alojados en Saint Lary, habíamos estado toda la semana viendo la cicatriz que dibuja la carretera en la montaña: la teníamos justo enfrente. Al amanecer, al atardecer, siempre sugerente, pero a la vez dando cierto respeto y miedo, y es que cuanto más cerca estás, más te impone. La subida al Portet es la misma que la de Pla d’Adet en sus ocho primeros kilómetros, justo hasta Espiaube. Allí, para llegar a Pla d’Adet quedan 4 km más bien sencillos; pero desde allí al Portet todavía nos esperan 8 km con una media cercana al 9%, que transitan por una estrecha carretera que vuelve a trazar una espectacular cicatriz en la montaña y que nos lleva hasta los 2214 m de altitud. Un “palabras mayores” con números de los que impresionan: 16,85 km, con una media del 8,4% y un desnivel acumulado de 1412 m.

Subir el Portet exige mucho y resulta casi inevitable dividir la ascensión en dos partes, prácticamente con el mismo kilometraje. Una hasta Espiaube y otra hasta la cima. Cualquiera que ha ascendido al Portet o a Pla d’Adet sabe que el comienzo es terrible. Ser prudente es la mayor de las virtudes y lleves el ritmo que lleves el tramo hasta Soulan no admite exhibiciones. Mini descanso a su salida, nuevo rampón de casi 1 km y llegamos al mencionado cruce.

No voy a negar que “me pierden” los puertos de carreteras estrechas, que encadenan curva tras curva y que tienen buena visibilidad. Aquí se cumplen todos los requisitos y la palabra disfrutar campa a sus anchas en plenitud.

Esos 8 km los tengo bien grabados. Me quedé en el cruce de Espiaube, indicando la dirección para que no se despistase nadie, hasta que pasara el último ciclista de nuestro grupo. A partir de ese instante, llegaba mi momento.

Hacía más de 10 años que no subía al Portet. Cuando lo hice, la carretera ya estaba bastante mal. Hace 4 años lo volví a intentar, pero entre que el día no era bueno de visibilidad y el suelo estaba destrozado, decidí darme la vuelta. En junio del 2018 llegaba otra tentativa, pero estaban en fase de asfaltado de cara a la llegada del Tour y fue imposible. Ese día vivimos una curiosa anécdota. Esa edición del Tour había sorprendido con una revolucionaria y atípica etapa de poco más de 60 km con las subidas a Peyresourde, Azet y final en Portet. Todos los equipos estaban muy atentos a ese final y en esos días varios andaban por la zona reconociendo puertos. Entre ellos estaba el Sky con Froome y Thomas. Un buen amigo de la zona que les iba siguiendo nos comentó que en unos de sus entrenamientos intentaron subirlo. Todo iba bien hasta que los operarios que allí trabajaban en pleno asfaltado les pararon. Froome, bici en mano, trató de pasar la zona que estaban asfaltando para seguir después, pero se encontró con que el capataz de la obra no estaba para muchas bromas. Trabajaban contrarreloj, eran muchos los curiosos que durante estos días intentaban subir y no reconoció a Froome. Pese a la insistencia de los corredores, no cedió y casi “acaba sacando el pico y la pala a pasear”. El poderoso “Sky” no tuvo otra que darse la vuelta y esperar al día de la etapa para “sentir en sus piernas” el poderío de sus rampas.

Lo que está claro es que el Tour había abierto de nuevo la puerta de uno de los grandes colosos pirenaicos y sabemos que con la promesa de que no tardarán en volver…

Pero volviendo a nuestra historia, como veréis, tenía unos cuantos motivos para “pillar con muchas ganas el Portet”. Para un cicloturista, este regalo que nos hacían los dioses no tenía precio, un lujo de muchos quilates que quería aprovechar. Y así lo hice, como cada uno de los del grupo que tuvimos la suerte de estar allí. Fue otra oportunidad para vivir una de esas subidas que tanto me gustan, solo, pero acompañado de mis pensamientos. Disfrutando del trazado, de las vistas y de lo poco que hace falta para sentir unos buenos momentos de felicidad.

En la cima la satisfacción de todos era unánime. Había sido uno de los grandes días de nuestra vida ciclista, una de esas jornadas que queda grabada y no se olvida nunca. Aquel día tocó vivir la cara del ciclista feliz. Gracias, Portet.

 

Por Jon Beunza

Fotos: Andoni Epelde

Altigrafía: Javi Fuertes, Josemi Ochoa, Franci García, Juanto Uribarri/APM

Leer Más

La firma italiana cuenta en su catálogo 2021 con este nuevo  maillot fresco, ligero y con un
Sportful cuenta desde hace muchos años con una extensa gama de prendas pensadas para la mujer ciclista. En su catálogo de verano 2021, la firma italiana ofrece el nuevo maillot Checkmate W Jersey: una prenda con un llamativo diseño a cuadros, confeccionada con un tejido fresco y de secado rápido, con un patronaje cómodo que se adapta como un guante a la anatomía femenina… y todo ello en un producto de una excelente relación calidad-precio.

El Checkmate W se ha confeccionado con un tejido en poliéster, ligero y altamente transpirable. La prenda es de patronaje ajustado, aunque no excesivamente racing. Un corte mixto y relajado que permite a la ciclista amplia libertad de movimientos y gran comodidad sobre la bicicleta, gracias sobre todo a la notable elasticidad del tejido principal. El tejido microperforado en la zona de las mangas y el corte en vivo (láser) son dos detalles de confección de alta gama para una prenda que se puede adquirir a un precio recomendado realmente contenido contenido.
El panel trasero con tres bolsillos del Checkmate se ha diseñado en forma de fuelle para incrementar su capacidad evitando deformaciones, cuidando la estética y las incomodidades. Las costuras de los hombros se han colocado más atrás, hacia la espalda, para una mayor comodidad y evitar molestias al llevar una mochila de hidratación, por ejemplo.

Pero más allá de todas estas características técnicas, el maillot Checkmate para mujer destaca por su llamativo diseño. La prenda está disponible en cinco colores de base (blanco, violeta, rosa, azul oscuro y dorado), todas ellas con el mismo estampado de cuadros pequeños y hombros despejados en color plano. Esta prenda cuenta con una versión masculina con estos mismos colores, nivel de acabados y precio final.

Sportful dispone también en su catálogo de unos calcetines de caña alta (disponibles tanto en versión masculina como femenina) que acompañan perfectamente el diseño de este maillot: Checkmate Socks.
El maillot Checkmate Jersey, tanto en su versión masculina como femenina, está ya disponible en los puntos de venta autorizados y en la web oficia de la marca a un precio recomendado de 74,90 €.

Más información:
www.sportful.com

 

 

Leer Más

Hoy es el día del Mont Ventoux en el Tour, una de esas cimas que despiertan un interés especial, que imponen respeto, y que también será una de las protagonistas de nuestro viaje a Alpes de este mes.

 

Es uno de esos puertos que no llega a los 2000 m, pero se presenta con diferencia como la montaña más alta de la región y de ahí el nombre de “gigante de la Provenza”. Su nombre es muy clarificador. Ventoux, significa “ventoso”, y es que el viento puede pegar de lo lindo en la cima donde el mistral ha llegado a registrar velocidades de hasta 320 km/h.

 

La historia dice que el primero en escalarlo, fue Petrarca en 1336. Petrarca está considerado el padre del alpinismo. En el siglo XV se construyó una capilla en la cumbre, dedicada a la Santa Cruz. En 1882 se construyó una estación meteorológica que ya no está en funcionamiento y en los años sesenta se instaló una torre de comunicaciones de 50 m de altura que hoy en día es su seña de identidad.

 

El Mont Ventoux, aunque geológicamente forme parte de los Alpes, se considera una montaña separada de ellos debido a la ausencia de montañas de altura parecida en los alrededores. La cima de la montaña es de piedra calcárea, sin ningún tipo de vegetación ni árboles. La caliza blanca de la cima hace que, desde lejos, de la impresión de estar nevado todo el año.

 

La ascensión del Mont Ventoux se puede hacer por tres vertientes, este año el Tour lo ascenderá por 2 de ellas (Sault y Bedoin) para acabar en Malaucène, en la que será la etapa reina de la edición. Allí acabaremos también nosotros nuestra etapa.

 

 

La vertiente sur, desde Bédoin, 1580 m de ascensión en 21,3 km es la más difícil y famosa, y su pendiente media es del 7,46%. La subida es fácil hasta St-Estève, pero los 16 km restantes tienen una pendiente media que se acerca al 9%.  A partir del Chalet Reynard, el viento puede ser determinante, el que sea a favor o en contra puede suponer un mundo en el tiempo de ascensión.

 

Por la vertiente norte, desde Malaucène son 1515 m de desnivel en 21,2 km. Un poco más fácil que la subida desde Bédoin, y más protegida del viento. Por la vertiente este, desde Sault nos salen 1220 m de ascensión en 26 km. Después del Chalet Reynard la subida es la misma que la de la vertiente sur.

 

Pero no os fieis demasiado de lo que dicen sus números, porque el Ventoux es imprevisible y esto obliga a ser cauto. El viento puedo ser el gran aliado o un enemigo temible. Si da de cara, paciencia y a no malgastar ni un gramo de fuerza.

 

El Mont Ventoux es leyenda y épica por ser una de las ascensiones de referencia del Tour de Francia, pero lo que lo catapultó a la fama fue la trágica muerte de Tom Simpson. Aquella mañana del 13 de julio de 1967 el Tour partía desde Marsella.

 

En las primeras rampas, Simpson atacó, pero sería poco después superado por Julio Jiménez, que pasaría primero por su cima, aunque la etapa sería para Jan Janssen.

Aproximadamente 2 km antes de la cima, Simpson comenzó a cabecear de lado a lado de la carretera cayendo finalmente sobre ella. Rápidamente los auxiliares de su equipo le atendieron, pero él insistió en volver a subir a la bicicleta.

 

Sus últimas palabras fueron “¡Put me back on the bike!” (¡Subidme a la bicicleta!). Así fue: continuó a duras penas unos 500 m más, haciendo eses, cabeceando, hasta caer inconsciente.

 

 

El Mont Ventoux se acababa de cobrar una víctima, el corredor cuyo nombre y leyenda quedarán asociados para siempre con el “gigante de la Provenza”.

 

Pero a sólo a unos metros de este lugar hay otra estela, que pasa desapercibida y nadie visita Nos cuenta una historia diferente a la de Simpson, tanto sobre el Ventoux como sobre el propio ciclismo. “En mémoire du Gaulois P.Kraemer décédé en Ventoux 2.4.1983 Union Audax Français”, dice. “En memoria del galo P. Kraemer, fallecido en Ventoux el 2 de abril de 1983″.

 

Pierre Kraemer no era un hombre famoso, pero era un célebre miembro de la Unión Audax Francesa, club organizador, entre otros eventos, de la París-Brest-París. Pierre era conocido por su generosidad, su alegría y su trabajo. A los 56 años, a Kraemer le dijeron que tenía un cáncer incurable. Así que en abril de 1983 decidió escalar el Ventoux por última vez. Y coronó su último Mont Ventoux y poco después, cerca de la cima, donde la carretera se adentraba en un ventisquero, se bajó de la bicicleta, se sentó y se dejó llevar por el frío y la nieve. Lo encontraron al día siguiente, enterrado bajo casi un metro de nieve. Eligió que su destino le uniera para siempre al Ventoux.

 

 

Épica, tragedia, lo que queda claro es que estamos ante una de las cimas más especiales y deseadas del ciclismo, una tentación que si se os pone a tiro es totalmente recomendable.

Por Jon Beunza

Leer Más

ASSOS APUESTA POR UN NIVEL DE CONFORT SIN PRECEDENTES CON EL LANZAMIENTO DEL CULOTE CORTO CON TIRANTES PARA VERANO MILLE GT SUMMER BIB SHORTS GTO C2.

 

¿CUÁL HA SIDO EL MOTIVO DE SU CONFECCIÓN?

Para la creación del culote GTO, considerado el sucesor del ya emblemático culote CENTO, se han inspirado en las exigencias específicas de las rutas de largo recorrido. Se trata de un culote corto con tirantes que rompe con el diseño de los culotes convencionales y que se constituye como el culote de carretera más afelpado y lujoso de ASSOS hasta la fecha. Esta prenda, que forma parte de la familia de los modelos MILLE GT y MILLE GTS, representa la culminación de la línea de productos Total Comfort.

 

¿QUÉ NOVEDADES INCLUYE?

El culote corto con tirantes MILLE GTO cuenta con costuras invertidas y una badana rediseñada por completo para eliminar la fricción y la presión genital. Además, han incorporado unos paneles en las piernas que no se arrugan, lo que proporciona una sujeción inigualable de los músculos. Por último, esta prenda también incorpora tres nuevas tecnologías que resultan clave para el ciclista:

1. Nuevo diseño sunDeck superlight, que supone la evolución del emblemático kukuPenthouse y que está diseñado para adaptarse a la anatomía masculina y proporcionar la máxima ventilación.

2. LOSANGA, el nuevo tejido creado por ASSOS que elimina la presión en las zonas sensibles.

3. El nuevo sistema Twin21 System incluido en la badana GTO C2 Insert, que se trata de un diseño de tres capas con varias densidades que logra que esta badana sea la más afelpada y adaptable de ASSOS hasta la fecha.

 

¿CUÁLES SON SUS DETALLES MÁS SUTILES?

BADANA MILLE GTO C2 INSERT: cuenta con el nuevo sistema Twin21 System, compuesto por tres capas diferentes con varias densidades.
Primera capa: microShock. Se trata de una espuma ligera de 11 mm de grosor que constituye la base de la badana y que ha sido confeccionada para amortiguar la mayor parte de los impactos.
Segunda capa: filterFoam. La capa intermedia está formada por una espuma matriz de baja densidad de 10 mm de grosor concebida para absorber las microvibraciones, además de minimizar la acumulación de humedad gracias a su estructura abierta.
Tercera capa: 3D Waffle. Se trata de una espuma patentada perforada de tres capas que se encuentra en contacto con la piel y que aumenta la transpirabilidad a la vez que reduce el exceso de peso.

 

 

TEJIDOS
El tejido OSSIDIA, que se empleó por primera vez en el modelo MILLE GTS, se constituye como el protagonista del culote al haberse utilizado como el material principal de la prenda. Este tejido está dotado de un material de punto por urdimbre compuesto por hilos ultrafinos que ofrecen una compresión adecuada para los músculos. No obstante, han decidido sustituir el tejido OSSIDIA por un nuevo tejido denominado LOSANGA para la parte frontal de la prenda, ya que está específicamente diseñado para eliminar la presión en las zonas sensibles.

DISEÑO
Los tirantes y paneles para las piernas del culote GTO están confeccionados con el sistema rollBar y el panel Butterfly de una sola pieza en forma de mariposa, que combinados ofrecen una estabilidad de eficacia comprobada. Además, cada panel para las piernas cuenta con el diseño louvreTec de pinza, que se adapta a la parte exterior de los muslos para ofrecerte un ajuste personalizado duradero y sin arrugas.
El modelo GTO cuenta con dos versiones en cuanto al largo de las piernas: estándar y largo (con 3 cm más)

 

 

Leer Más

 

Sportful presenta la nueva y última versión de su maillot para ciclismo Monocrom Jersey. Incluido en el catálogo de verano 2021, la firma Italiana sigue apostando fuerte por una prenda que presenta un hito en el modo de fabricar y en el aspecto final de un maillot para ciclismo.

 

La versión de este año cuenta con nuevos acabados, alguna mejora y, sobre todo, con una renovada paleta de colores… una paleta que sigue siendo muy amplia: 6 opciones de color en el maillot masculino y 5 para el femenino. El Monocrom Jersey de Sportful es una prenda confeccionada para pedalear en verano. Cuenta con un tejido muy fresco, microperforado y de gran transpirabilidad. Una tela de un tacto suave y “textil”, una sensación que aleja la prenda del típico tacto que suelen ofrecer la mayoría de prendas sintéticas.

 

 

Esta es una de las grandes peculiaridades del Monocrom Jersey;  la otra es el modo en el que se le da el baño de color para lograr un mismo tono en toda la prenda, pero con diferentes “intensidades” en función de la superficie y material de las diferentes partes que forman el maillot: cremallera, bocamangas, cuello… Es, por tanto, un tipo de maillot especial, tanto por su concepción como por su modo de producción realmente única en la industria del ciclismo.

 

Los acabados del maillot Monocrom son propios de un producto de gama alta: Cremallera YKK de 4 agujas de máxima comodidad, corte de la manga a láser, banda interna antideslizante en la espalda, panel de tres bolsillos, logos reflectantes… El jersey es también muy ligero y cuenta con un corte ceñido aunque no extremadamente racing. Una prenda sin duda de estilo inconfundible, elegante, minimalista y que combina a la perfección con cualquier culote.

 

 

Disponible ya en los puntos de venta autorizados y en la web oficial de Sportful.

Tallas XS a 3XL (masculina) y XS a XL (femenina). El precio recomendado del maillot Monocrom es de 99,90 €.

 

Más información:
www.sportful.com

 

 

 

Leer Más