Día: 14 junio, 2021

“Tempus fugit”. El tiempo vuela, y aunque parezca cosa de hace pocos años, han pasado casi 50 años desde que apareciera el Mountain Bike o BTT.

Haremos un poco de historia para retroceder en el tiempo y trasladarnos a sus orígenes. Comienzo de los años 70, estamos en territorio norteamericano, hasta allí, nos llevan sus raíces. Los aficionados a la novedosa moda de utilizar la bici, fuera de las carreteras, buscando pistas, caminos y sendas se dan cuenta de que con la “herramienta” adecuada podrían disfrutar mucho más de su nueva pasión.  Tenían claro que debían dejar de lado las bicis de carretera, que por aquellos lares no tenían mucho éxito entonces, y usaban como base aquellas psicodélicas bicis de bicicross que cada uno tuneaba lo mejor que podía.

La fiebre se iba extendiendo y estados como California o Colorado se convertían en centros neurálgicos de este nuevo movimiento. Muchas mentes pensando y con ganas de encontrar una bici que se adaptase a lo que ellos querían, empieza a dar resultados. Se quitan guardabarros, se cambian manillares, se ponen llantas y cubiertas más anchas e incluso con tacos… Poco a poco se va dando robustez a una bici para un tipo de ciclismo de mucho carácter, a la que se le iba poner siempre al límite. Sin apenas darse cuenta estaban creando las primeras “mountain bikes “de la historia.

A grandes rasgos y de una manera muy superficial, estas serían unas pinceladas de los comienzos. Un pequeño sueño hecho realidad, quizás una cabezonería cargada de tesón o simplemente una consecuencia de la evolución natural, pero el caso es que el Mountain Bike, o BTT es una gran realidad, que en las últimas décadas ha sido un gran pulmón para el mercado ciclista.  Por cierto, y hablando de denominaciones, decir Mountain Bike o Btt, sería hablar de lo mismo.

 

Por Jon Beunza

Fotos: Andoni Epelde

 

LA POBLA DE SEGUR y la comarca de PALLARS JUSSÀ

¿Y qué tiene que decir y aportar LA POBLA DE SEGUR y toda la comarca de PALLARS JUSSÀ en todo esto? Estamos ante un escenario perfecto que quiere reivindicarse para ser uno de los destinos con más atractivos y alicientes de nuestro mountain Bike. Variado, para todos los niveles, preparado para sorprender y para cautivar. Un valor con doble efecto ya que vale para satisfacer a los de casa y para atraer a los de fuera.

Pero vamos a ir paso a paso y lo primero sería conocer un poco mejor la comarca de la que os estamos hablando:

 

PALLARS JUSSÀ se localiza entre la Plana de Lleida, y los Pirineos, y se caracteriza por los grandes contrastes que se pueden encontrar, desde paisajes mediterráneos, hasta paisajes de alta montaña.  Paisajes donde el agua es una de las grandes protagonistas, siendo compañera inseparable por gran parte de la comarca gracias a los embalses y ríos de la comarca. Un agua que ha sido clave para transformar la comarca y que es el núcleo de un gran escenario, rodeada de colinas, montañas, escapadas paredes de piedra y naturaleza, mucha naturaleza mires hacia donde mires. Un territorio que se disfruta contemplándolo, pero os aseguramos que mucho más haciéndonos sus cómplices y fundiéndonos en él.

 

Por su parte LA POBLA DE SEGUR, y sus inseparables ríos Flamisell y Noguera Pallaressa, es una de las villas con más historia del Pirineo de Lleida. Las calles de su casco antiguo medieval son una bella muestra con los portales, el de Orteu y el de Parrau, como elementos destacados. Su calle Mayor, con sus antiguas casas señoriales, es de visita obligatoria, al igual que La Torre Mauri, que actualmente es sede del Ayuntamiento.

LA POBLA DE SEGUR, es también tierra de aventura: rafting, barranquismo, ala delta, hípica, senderismo y por supuesto ciclismo y BTT.  En BTT nos ofrece desde actividades tranquilas al lado de los ríos o del embalse, a exigentes y técnicas rutas.

 

Para más información, no dudes al contactar con su Oficina de Turismo turisme@lapobladesegur.cat

 

Centro BTT del PALLARS JUSSÀ

¿Pero, qué es un Centro BTT? Estamos ante un espacio especialmente habilitado para que podamos disfrutar de la BTT. Generalmente todos disponen de un punto de acogida para el visitante, desde el que te podrán dar todos los detalles de lo que puedes encontrar, además de información turística y otros servicios y actividades complementarias. Igualmente, suelen ser el gran punto de encuentro y el punto de salida de los diferentes recorridos señalizados que te ofrecen.

El Centro BTT PALLARS JUSSÀ ofrece la posibilidad de descubrir pedaleando una geografía marcada por sus contrastes, algo que marca las tierras del Prepirineo. Actualmente disponen de once rutas señalizadas que permiten recorrer más de 315 kilómetros, con opciones para todos los niveles. Los itinerarios discurren por algunos de los lugares más emblemáticos del territorio del PALLARS JUSSÀ.

Todas las rutas propuestas parten de este punto de acogida y se dispersan por zonas como el embalse de Sant Antoni, las cuencas de los ríos Noguera Pallaresa y Flamisell, y las sierras de Boumort, Sant Corneli, Nerets, Sant Salvador, Camporan y l’Estall. La característica fundamental de la comarca del Pallars Jussà es el eje de agua que la cruza de norte a sur, formado por los ríos Noguera Pallaresa y Flamisell. Sus cursos, forman hasta tres embalses (Sant Antoni, Cellers y Camarasa) y dos espectaculares Congostos (Collegats y Terradets). La riqueza natural del Prepirineo y el Pirineo es el principal atractivo de este centro BTT.

El punto de acogida del Centro BTT Pallars Jussà se encuentra situado en la estación de ferrocarril de La Pobla de Segur.

 

NUESTRA ESTANCIA

Lo primero sería agradecer a toda la gente que nos apoyó y ayudó para hacer el reportaje, especialmente al Ayuntamiento de La Pobla de Segur y al centro de Btt. El mejor anfitrión es el que quiere y siente su tierra, esa es la mejor manera de conocer los muchos tesoros y secretos que guarda cada zona. Hubo tiempo para todo: Cross Country, Enduro y hasta alguna vuelta más familiar y tranquila junto al Noguera Palleresa o el embalse de Sant Antoni.

Toda la zona destaca por su variedad y peculiaridad, cosa que ayuda a que nos podamos enfrentar a todo tipo de terrenos. Se está haciendo un importante trabajo de preparación de recorridos, señalización, y esto es una garantía para cualquier visitante. Saber lo que se quiere e ir a por ello con determinación es clave para tener éxito y esto es algo que tienen muy claro.

Poco a poco vamos viendo como pueblos, valles o incluso comarca apuestan por estas modalidades y sus gentes son muy receptivas. De alguna manera pueden colaborar a revitalizar la economía local. El secreto no es otro que hacer partícipes del proyecto a los locales, a la gente de los sitios. El que alguien pueda sentir que es parte de un gran proyecto, te ayuda a involucrarte y a quererlo.

 

Repartimos nuestro tiempo para tratar de “cubrir” el mayor número posible de zonas. Jugar con las luces, los pueblos y por supuesto con todo lo que aporta la naturaleza.

El primer día nos centramos en la zona de Claverol/Serrat Pelat. Objetivo llegar a lo más alto para luego ir descendiendo por senderos y caminos hasta La Pobla de Segur. Montañas con impresionantes macizos rocosos que se tornaban rojizas con la luz del atardecer y que en algún momento nos recordaban a escenarios de Colorado. Terreno técnico en tramos, pero muy disfrutón.

 

El amanecer del siguiente lo vimos en Salàs de Pallars una pequeña localidad que conserva la esencia de los pueblos rurales pero que destaca por su patrimonio medieval. El núcleo histórico de Salàs, con la plaza porchada del Mercado, las callejuelas, los portales y las torres de la antigua muralla, es un reclamo arquitectónico que bien merece una visita. Desde allí fuimos a la cercana zona de Santa Engracia y Gurp donde sus “montañas” de tierra rojiza además de sorprender a la vista proporcionan unas rutas perfectas y siempre con el terreno descendente como protagonista.

 

Un pequeño descanso y de camino hacia Tremp para acercarnos a la Roca Foradada. Allí nos quedamos totalmente sorprendidos al ver el “recorrido natural” que tienen entre enormes lajas de roca. Sorprendente, todo un tesoro que se sale de lo natural y engancha. Verlo y tener la bici es sinónimo de que vas a disfrutar.

 

Acabamos el día compartiendo ruta familiar, dando una vuelta alrededor del Pantano Sant Antoni. Llano, tranquilo, para desconectar y disfrutar. Antes habíamos seguido el sendero que se inicia en La Pobla de Segur junto al Noguera Pallaresa. Río arriba y pasando por diferentes zonas acondicionadas para darse un buen chapuzón y que suele ser frecuentada por la gente de la Pobla de Segur. Complementos perfectos porque en la variedad está el gusto y “rematar la faena” en al agua es un privilegio.

 

Insistimos que estos son solo algunos ejemplos. La comarca es un diamante que están puliendo y trabajando a conciencia. Creen en lo que tienen, lo están preparando y nos abren sus puertas para enseñarlo. El futuro siempre llega, pero ante todo se escribe, las mejores líneas del Mountain bike en toda esta zona están aún por llegar y todo aquel que se acerque podrá sentirse parte de esta historia.

Leer Más