Día: 18 mayo, 2021

La palabra clave siempre es disfrutar

 

A menudo vemos como las campañas promocionales, sean del tema que sean, se respaldan de frases sugerentes pensadas en llamar nuestra atención e incluso sensibilizarnos. Mensajes que siempre esconden un trasfondo positivo.

Hace pocas fechas leíamos una promoción turística de la provincia de Lleida que decía: “Disfruta del Pirineo y las Tierras de Lleida en estado puro” Las carreteras de sus valles nos atraen con nuevas sorpresas a cada curva, a cada parada. Llanuras infinitas, montañas míticas y pueblos antiguos donde la buena acogida es una herencia ancestral; tradición y aventura que conquistamos en un viaje inolvidable.

Sugerente ¿no? Pero, todo perdería sentido si nuestras palabras no pueden plasmarse en hechos. Nos tientan, nos dan las herramientas, pero a la postre seremos nosotros los que tenemos que sentir “real” lo que nos cuentan.

Últimamente hemos tenido la suerte de rodar bastante en la provincia de Lleida y hemos podido sentir ese gusanillo que produce ver que lo que nos cuentan es cierto.

El atractivo de Lleida empieza por ser una de esas provincias que tiene de todo. El norte es montañoso, puro pirineo, y destacan el macizo de Beret, la sierra de Pilás, la sierra de Els Canals, la sierra del Cadí y el macizo de la Pica d’Estats, que, con sus 3143 metros, es la cima con mayor elevación de la provincia. Al sur nos encontraremos con la cordillera prelitoral, donde destacan las sierras de la Llena y del Tallat, que cierran la depresión central donde se encuentra la planicie de Urgell.

En el ámbito natural, Lleida ofrece paisajes muy diversos y está dividida en 13 comarcas

Alta Ribagorça

Alt Urgell

Baixa Cerdanya

Garrigues

Noguera

Pallars Jussà

Pallars Sobirà

Pla d’Urgell

Segarra

Segrià

Solsonès

Urgell

Val d’Aran

 

Con todas estas premisas decidimos hacer una pequeña incursión ciclista en el territorio ilerdense. Lleida tiene mucho que ofrecer al ciclista y el hándicap, como casi siempre, es el tiempo disponible, en nuestro caso, disponíamos de 3 días. Tocaba acotar y gracias a los consejos de Ara Lleida pudimos trazar un buen plan.

 

GARRIGUES

Estábamos en el comienzo de la primavera, época en la que la “plana de Lleida” se viste con sus mejores galas. Época de floración de almendros, melocotoneros… Luz y mucho color por trazados “amables” en los que conectarse y disfrutar del entorno iba a ser clave.

Ese sería nuestro primer destino. La zona elegida fue la de Les Garrigues y os vamos a presentar la ruta que realizamos con dos opciones, uno algo más larga y otra más sencilla, pero ambas con mucha parte en común y con unas características muy similares, y en buena parte con los espectaculares almendros y melocotoneros como protagonistas. No estamos hablando de una zona de montaña y por tanto los puertos no van a ser los protagonistas, pero conviene no dejarse llevar por las apariencias ya que el sube y baja va a ser constante.

 

Les Garrigues, limita al norte con el Segrià, el Pla d’Urgell y l’Urgell, al sur con el Priorat y al este con la Conca de Barberà, mientras que la comarca tarraconense de la Ribera d’Ebre delimita las tierras del oeste.

En el paisaje olivos y almendros marcan toda la comarca. El olivo es el cultivo más extenso de la comarca; la variedad de olivo típico es la arbequina y su aceituna, pequeña, redonda y tensa, produce un aceite sin gran acidez, muy cotizado.

Arbeca, les Borges Blanques, Juneda, Puiggròs y una parte de Castelldans configuran un espacio que, gracias a las aguas del canal de Urgell, permite el cultivo de alfalfa, maíz y, sobre todo, frutales.

Por otro lado, l’Albi, Cervià, l’Espluga Calba, Fulleda, la Pobla de Cérvoles, Tarrés, el Vilosell y Vinaixa también producen uva destinada a la fabricación de vino y cava.

 

Podríamos haber elegido cualquier lugar de la zona para iniciar la ruta ya que las opciones para hacer recorridos circulares son muchas. En nuestro caso optamos por uno de los núcleos urbanos más representativos de Les Garrigues, Vilosell. Vilosell es una localidad encantadora con una parte antigua que merece una visita y a la que puedes llegar por sus empedradas y pendientes callejuelas que te obligarán a “exprimirte” un poco. Actualmente hay un numeroso número de cooperativas locales donde puedes comprar aceite de oliva virgen de gran calidad y vinos de la zona. Llevarse un buen recuerdo gastronómico es tarea fácil.

 

Como comentábamos, nuestras dos rutas (muy similares, pero una más sencilla) buscan en todo momento carreteras tranquilas, pero son tan solo un ejemplo de lo que nos puede ofrecer la zona.

Insistimos que no es una zona para hacer etapas duras con grandes puertos de montaña, pero sí que es una zona perfecta para el que además de rodar busca algo más. Y nos vais a permitir haceros una pequeña recomendación. Comienzos de primavera, los días alargan, el sol empieza a calentar y crecen las ganas de ir acumulando kilómetros. ¿Qué os parecería hacerlo entre almendros o melocotoneros en flor? Os aseguramos que es increíble.

 

 

DESCARGA 1 ruta-vilosell-serra-de-llena-cogul-i-borges-blanques(1)

 

DESCARGA 2 serra-de-llena-i-albages-corta

ALT URGELL

 

Después de rodar entre árboles en flor, olivos y viñedos, y de realizar unas buenas compras de aceite, vino y frutos secos, decidimos poner rumbo hacia el pirineo. No buscábamos alta montaña ya que todavía no era la época y decidimos conocer el pirineo. Nuestro destino era Oliana, en la comarca de Alt Urgell, justo al lado de los embalses de Oliana y Rialb.

La comarca del Alt Urgell ocupa la alta cuenca del Segre, desde que sale de la Cerdanya hasta que llega a las tierras de la Noguera, es la segunda más grande de Catalunya, pero curiosamente, es una de las menos pobladas.

Limita con las comarcas de la Cerdanya, el Berguedà y el Solsonès por el este, con el Pallars Jussà y el Pallars Sobirà por el oeste, la Noguera por el sur y Andorra por el norte. Como veréis, solo oír los nombres, rezuma a montañas por todos los lados. Oliana queda en la carretera que lleva a Andorra y es una magnífica puerta de entrada a nuestros queridos Pirineos.

Allí nuestro plan fue doble y tenemos que agradecer a los ciclistas locales y al Patronato de Turismo de la Diputación de Lleida sus recomendaciones y facilidades para poder conocer un poco mejor una comarca con un potencial enorme.

El primer día, el protagonismo se lo llevaría el embalse de Rialb. Decidimos “seguir su curso” y dejarnos llevar.  Pensábamos en una ruta tranquila pero nuestra sorpresa fue grande al ver que el sube y baja era permanente. Carretera tranquila con el embalse como protagonista y recorrido disfrutón, tanto para rodar en plan amigos como para “picarse”.

Pero por muchas ganas de “batalla” que tuviésemos, nada pudo impedir que diésemos a nuestra etapa un poco de contenido cultural. Rincones como Peramola, Vilaplana, La Clua, Pallerols, el dolmen de Sols Riu, son ganchos irresistibles para hacer pequeñas paradas.

Como veréis os damos dos opciones, una más larga y otra más sencilla, eso sí, ambas con el embalse de Rialb como protagonista.

Para el segundo día en la zona, decidimos adentrarnos un poco más en la montaña. Justo al lado de Oliana tenemos Serra Seca, un puerto que gracias a su presencia en el Tour del 2009 en una larga etapa que iba desde Barcelona a Ordino/Arcalis en Andorra, salió del anonimato. Su cima está en la comarca de Solsona y el Tour lo ascendió desde esa localidad, pero Serra Seca guarda bastantes secretos y muchos de ellos pertenecen al Alt Urgell.

Nosotros lo ascendimos por la vertiente de Alinyà. Con un comienzo espectacular entre gargantas de roca y túneles. La foto en la cima, junto al monumento, es sagrada.

Hay otra vertiente que mezcla asfalto en perfectas condiciones y tramos de sterrato, perfectamente rodable. Se inicia prácticamente en Oliana tomando dirección La Valldan. Una nueva y gran tentación para afilar los dientes a los aventureros.

Nuestra vuelta fue de disfrutar, tranquilos y sin perder detalle de todo lo que nos rodeaba. Una pequeña muestra porque esta zona da para mucho más. Para completar nuestra propuesta decidimos hablar con algunos ciclistas locales para que nos recomendaran alguna de las etapas típicas que ellos realizan en la zona.

En la ruta que nos propusieron, destaca la carretera de los túneles que desde el puente que traviesa el río Segre entre Coll de Nargó i Organyà, hasta el Coll de Jou (1480 metros), tiene casi 40 km ascendentes, pasando por los túneles de Alinyà.

Esta carretera fue construida en los años 40-50 del siglo pasado, por prisioneros republicanos después de la guerra civil, algunas fuentes apuntan que se hizo por tener mejor controladas las incursiones de los maquis por los Pirineos de esta zona del Alt Urgell. Los túneles de Alinyà son testigos de esta obra de gran dureza en un espacio geográfico casi salvaje y agreste.

Cerca de Cambrils nace el río de la Ribera Salada, cuyas aguas eran explotadas para la extracción de sal, hoy en día se pueden visitar algunas salinas y bañarse en aguas salinas terapéuticas.

 

DESCARGA 3  volta-a-rialb-per-oliana

 

DESCARGA 4 volta-a-rialb-per-pallerols-peramola-i-oliana

 

DESCARGA 5 oliana-alinya-cambrils-coll-de-la-serra-seca-ogern-oliana

 

 DESCARGA 6 Volta al Coll de Jou per tunels Alinyà

 

Y aquí acaba nuestra pequeña escapada. Antes de llegar a casa ya teníamos ganas de regresar y es que la “tentación ciclista” tiene un enclave perfecto en Lleida.

DIRECCIONES DE INTERÉS

 

Patronato de Turismo – Diputación de Lleida  https://www.aralleida.cat/es/

Alt Urgell: https://www.alturgell.cat/turisme

Garrigues: https://www.turismegarrigues.com

 

 

Por Jon Beunza

Fotos: Andoni Epelde

Perfiles: APM

Leer Más