Día: 1 abril, 2020

VENTAJAS Y BENEFICIOS DE LOS PLATOS OVALADOS LÍDERES

 

Al utilizar platos ovalados Absolute Black vas a consumir menos energía a igual potencia, podrás pedalear durante más tiempo o más rápido. Cuanto más alto escalas más esfuerzo tienes que poner en el pedal, es por eso que es muy importante maximizar la eficiencia y la efectividad y podéis maximizar ambas cosas utilizando los platos ovalados Absolute Black.

 

 

 

¿FUNCIONAN LOS PLATOS OVALADOS?  

Los platos ovalados funcionan porque los ciclistas no producen una fuerza igualitaria a través del movimiento del pedaleo. Aunque cueste creerlo un plato circular no transfiere el torque a tu rueda trasera de manera tan pareja como un ovalado. Los platos ovalados funcionan en conjunto con la fisiología natural del cuerpo humano. Los platos ovalados maximizan la sección del pedaleo donde la fuerza es producida y minimiza la resistencia cuando no hay fuerza. Como consecuencia con los platos ovalados incrementa la habilidad del ciclista para rodar con una entrega de la fuerza más fluida, lo que se sentirá más suave en las piernas durante una escalada.  Vas a sentir que tu pedaleo se vuelve más redondo con un plato ovalado que con un plato circular.

¿DÓNDE SON MÁS EFECTIVOS: EN CARRETERA O EN MTB?

Con la bicicleta de montaña notarás más efecto de los platos ovalados, sobre todo en los terrenos más técnicos e irregulares, donde podrás rodar con menos dificultad y mayor tracción. En MTB donde los cambios de ritmo son contantes por las irregularidades del terreno, tendrás un pedaleo más constante si lo comparas con los platos redondos. Un pedaleo más fluido que os ayudará en zonas de piedras, incluso en recorrido con barro o arena, que os ayudará a encontrar la tracción y cadencia correcta.

VENTAJAS PLATOS OVALADOS vs PLATOS REDONDOS
  • Desaparición del punto muerto. El principal inconveniente de los platos redondos es que hay un momento durante el pedaleo que no se ejerce ninguna fuerza. Problema que queda solucionado con los platos ovalados.
  • Pedaleo más suave y constante. Los platos ovalados reducen los picos de cargas en las articulaciones de la rodilla, los ciclistas que los utilizan sienten una gran reducción del estrés en dichas articulaciones y esto nos permite mantener cierto nivel de esfuerzo durante más tiempo. Aumentando la velocidad promedia.
  • Los platos ovalados mejoran la capacidad de aceleración y la cadencia del pedaleo.

 

Para disfrutar de estas ventajas, es importante que tengas en cuenta que necesitarás un periodo de adaptación, ya que cambiarás tu forma de pedalear y podrás tener algunas molestias musculares en los primeros kilómetros.

 

 

POR QUÉ USAR LOS PLATOS OVALADOS ABSOLUTE BLACK

El movimiento de los platos ovalados está creciendo rápidamente en todas las disciplinas del ciclismo. Esta tendencia está liderara por Absolute Black, líder mundial en platos ovalados.

Sin embargo, no todos los platos ovalados comparten las mismas características de performance que tienen los platos ovalados Absolute Black. La sincronización y la morfología del ovalo son las partes más cruciales de cualquier diseño de plato ovalado. Absolute Black desarrolló durante tres años el diseño para obtener la morfología y el timing perfectos – asegurándose que la calidad de pedaleo de sus platos ovalado sea superior la de los platos ovalados de otras marcas.

Mientras la mayoría de las marcas mantienen el mismo timing (posición de la biela respecto al ovalo) y morfología a lo largo de todos sus tamaños (es más barato y consume menos tiempo de desarrollo e investigación) Desde Absolute Black están convencidos de que cada tamaño de plato requiere ser sincronizado a medida, optimizado y perfeccionado para el pedaleo. Por ejemplo, cuando más pequeño es el tamaño del plato ovalado más grande es el ovalo que lo conforma ya que tiene que ayudar a escalar subidas más empinada de manera más efectiva.

La creencia en el desarrollo ha convertido a Absolute Black en el mayor productor de platos ovalados del mundo. Hay que tener una cosa clara, no todos los platos ovalados son iguales a un plato Absolute Black.

 

www.alpcross.com

 

www.cjmsport.com

 

 

Leer Más

La Virgen de Dorleta (Guipúzcoa)

A pie de carretera, un kilómetro antes de coronar el Alto de Arlaban, una suave y preciosa ascensión muy frecuentada por los cicloturistas vascos, a 587 m de altitud y en el municipio de Salinas de Léniz (Guipúzcoa), encontramos este auténtico tesoro del cicloturismo, donde se alza un “santuario”, un monumento con la imagen de la Virgen de Dorleta, proclamada como “Patrona de los ciclistas españoles” el 28 de agosto de 1960, cuando los cicloturistas bilbaínos Luis y Ángel Serrano y el vitoriano José Luis Sáenz de Olazagoitia, volvían de Roma con sus bicis portando la declaración canónica del Papa Juan XXIII como patrona de los ciclistas.

A sus pies, sea invierno o verano, nunca faltan flores frescas y otras ofrendas de los ciclistas, y una frase grabada en la piedra: “María, Reina del mundo, protege a la tierra recorrida en todas las direcciones por los ciclistas amantes de la naturaleza”.

Hoy en día la devoción sigue en pie, y se pueden ver cientos de recuerdos de todo tipo de muchos clubes venidos de todos los rincones del país, depositados en señal de agradecimiento y como ofrenda a nuestra patrona.

 

El lugar, como no podía ser de otra manera, es punto de encuentro de muchos ciclistas que inician desde aquí sus salidas y es habitual que muchos clubes comiencen la nueva temporada viniendo hasta Arlaban, para pedirle protección a la Virgen.

 

 

Estela a Coppi y Bartali en el Izoard

A más de 2000 m de altitud, cuando desaparece la vegetación, quedando algún pequeño y solitario abeto, es cuando aparecen los colmillos de la fiera: las cargneules, las rocas de piedra caliza formadas hace 40 millones de años que la erosión ha ido moldeando a su antojo en forma de monolitos, crestas y dientes cariados, incluso con un cierto color amarillento producido por el óxido.

 

Justo en este punto, un 18 de julio de 1949, dos campeonísimos como Bartali y Coppi, realizan juntos una gran exhibición, entendiéndose y dándose relevos a la perfección para meterle 5 minutos a Robic, que les perseguía sin poder hacer nada. Podéis rememorar esta gesta, y de paso echaros unas fotos, en la estela dedicada a Louison y Fausto: unas placas con sus efigies -costeadas por los lectores de L’Equipe-, están  fijadas en una cargneula, en el lado sur del inquietante Izoard.

 

La Casse Déserte es un lugar inmutable, que queda a la espera de poder devorar al atrevido cicloturista que se acerque hasta aquí.  Hasta Merckx padeció aquí el poder telúrico de este austero terreno. En el Tour del 72 sufrió un desmayo, perseguido por Ocaña. Solo le pudo aventajar en 1’ 31” en Briançon. Aquel día el belga confesaba que “me habían hablado de la Casse Déserte y de la estela de Fausto Coppi en uno de sus peñascos, pero yo no he visto nada, lo siento, andaba demasiado ocupado”.

 

El Velódromo de Roubaix (por Claudio Montefusco)

El viejo Velódromo de Roubaix ha sido desde 1943 (solo con 3 años de excepción: 1987-1988-1989) el lugar donde termina la París Roubaix después de tantos años, aunque justo al lado se haya construido el nuevo velódromo cubierto Jean Stablinski. El encanto del Velódromo de Roubaix es el encanto de lo decadente, de lo clásico. Ver el velódromo en directo es una mezcla de excitación y decepción. Lugar mitificado por todos los amantes del ciclismo y sin embargo es una instalación fuera de su época.

 

Rodar por su cemento y probar la inclinación de sus curvas es sentirse finisher y sentirse profesional por un día. La alegría de los diversos grupos que terminan la prueba es inmensa. Unos levantan los brazos, otros imitan el famoso gesto de Museeuw en el año 2000.

 

Justo a la entrada del velódromo hay un sencillo monumento, que representa un adoquín, cómo no, que conmemora los 100 años de celebración de la París Roubaix. Un adoquín gigante que es el símbolo de la prueba y que se instaló aquí en el año 2002 coincidiendo con su centenario, que ha pasado a ser otro de los puntos de peregrinaje de cicloturistas de todo el mundo.

Otro anacronismo. Desde 2003, el nombre de todos los vencedores en Roubaix se halla grabado en unas placas que identifican no las duchas, sino unas minicabinas individuales donde el sábado se cambian los cicloturistas y el domingo los profesionales. Unas austeras duchas donde limpiar el polvo, el sudor, el barro y recordar la gloria y la miseria de una de las carreras más bonitas que existe en el calendario internacional.

 

Por Jordi Escrihuela

Leer Más