img
Altimetrías APM/ZIKLO

No es fácil encontrar un lugar con tantas escaladas duras e interesantes por km cuadrado como puede tener Suiza. Con valles bajos, montañas altas y una geografía muy abrupta, el pequeño país helvético es un deleite para cualquier ciclista deseoso de encontrar grandes y solitarias cumbres. Pero, ¿qué me diríais si os dijera que la vertiente occidental del Susten es junto al lago Naret mi escalada favorita de Suiza? Una afirmación así supone subir muchos enteros la apuesta y no todo el mundo aceptará el envite; para gustos están los colores. Desde Innertkirchen afrontaremos una escalada larga, de gran desnivel acumulado, pero sin pendientes imposibles, que deja hacer al ciclista paciente. Solitaria, abierta, es como definió Hugh Merrick una composición en relieve de recursos teatrales y pintorescos; pueblos propios de cajitas de chocolate, interludios de bosques y praderas, lagos y glaciares, túneles sombríos y cumbres deslumbrantes.

Su vertiente opuesta, la que nace en Wassen es mucho más corta, dura también en pendiente, no exenta de belleza, pero mucho más encajonada en la montaña, con largas rectas hasta su parte final donde una sucesión de herraduras, nos permitirán alcanzar la cumbre. Suponía el esfuerzo final para los gladiadores que afrontaban la Alpen Brevet, antes de que variaran el orden de los puertos. No tiene nada que ver una vertiente con la otra, por lo que si tenéis tiempo no dejéis de visitar ambas.