img
Altimetrías APM/ZIKLO

La denominación de “La Fauniera” se debía a un rocoso pico que domina el puerto en su vertiente oriental, pero dicho nombre causaba confusión a los habitantes de la zona. Tanto era así que, cuando en 1983 se iniciaron las obras para restaurar la deteriorada y abandonada carretera militar, la prensa local estaba hecha un lío, y los lugareños aún más. Unos hablaban del puerto de La Fauniera, pero para los otros el puerto siempre había sido el Colle dei Morti (collado de los muertos), en honor a los soldados españoles y franceses a quienes sus enemigos saboyanos tendieron aquí una emboscada para apedrearlos hasta la muerte en el año 1744. No cabe duda, la denominación de Colle dei Morti daba escalofríos a Carmine Castellano, por aquel entonces director del Giro: más valdría llamarlo con el topónimo del pico cercano.

Esta es la vertiente que se ha empleado para subir en carrera hasta la fecha. La otras dos se usaron para bajar: Demonte (1999) y Ponte Marmora (2003). La estrechez de la carretera y el paisaje característico de las partes altas de La Fauniera son comunes en las tres vertientes. Es una subida sumamente irregular, con pendientes bruscas y en ocasiones muy fuertes. El asfalto en la parte alta se agarra, y dificulta aún más su ascensión.

La subida tiene partes diferenciadas. Una primera suave, remontando poco a poco el valle y con pendientes modestas. Para cuando llegamos a la localidad de Campomolino, la pendiente ya ha subido considerablemente, pero es el punto donde dos herraduras al 11% marcan el inicio de la primera parte dura de la ascensión. Serán 7 km al 9,7% de media, pero con kilómetros enteros por encima incluso del 11%. Tras llegar al Santuario di San Magno, recuperaremos un momento en un tramo llano antes de afrontar la parte final de la escalada: otros 7 km al 9%, pero que se hacen bastante más fáciles que los 7 km anteriores, porque ni las pendientes máximas son tan altas, ni la media de todos ellos es tan elevada. A poco más de un kilómetro veremos la vertiente que viene de Ponte Marmora en Col de Esischie, y sabremos que estamos ya muy cerca de nuestro objetivo. Descontado ese kilómetro en el Santuario para coger un poco de aire, beber y recuperar mínimamente, estamos hablando de 14 km a casi el 9,5% de media en su parte final: números que dejan muy a las claras lo que supone subir esta vertiente del puerto.