img
Revistas

SUMARIO
    • 02. EDITORIAL.
    • 04. NOTICIAS.
    • 06. MARCHAS.

X Marcha Juanma Garate, Marxa 3 Nacions by AQUAdrink, CicloBrava Sea Otter, La Pierre Jacques.

    • 18. PRODUCTO.
    • 26. ALCALÁ DE LA SELVA- SIERRA DE GÚDAR.

“Donde se tocan las estrellas”.

    • 46. Entrevista: ANTONIO ALIX.

“Sin Trampa ni cartón”.

    • 56. POR TODO LO ALTO.

7 pueblos andaluces cerca del cielo.

VEJER DE LA FRONTERA- MEDINA SIDONIA- CASTILLO DE CASTELLAR- COMARES- MOCLÍN- IZNATORAF- SEGURA DE LA SIERRA.

    • 70. BIG.

El nacimiento de algo grande.

    • 82. CARA B.

Antonio Robledo: Emocionado adiós a una pasión.

    • 94. SOLO PARA TUS OJOS.

Salto a la fama. El Picón Blanco (Burgos).

    • 102. 25 LUGARES DE CULTO.
    • 116. PAISAJE ES MEMORIA.

Tierra de Pinares (Valladolid).

    • 124. Viajes ZIKLO.

Stage Benidorm, Dolomitas y RAK Pirineos.

    • 128. ULTIMO KILÓMETRO.
EDITORIAL

25 “ZIKLOS”: Sueños compartidos

No somos de grandes celebraciones, pero hay ocasiones en las que pararse y dar un repaso a la trayectoria debería ser una pequeña obligación para comprobar lo que estamos haciendo y tratar de reforzarlo con un pequeño golpe de ánimo. Con este número ZIKLO llega a su número 25 en sus 5 años de existencia. Si a estos les sumamos los 60 que hicimos con Pedalier, a los 20 con PDL PRO y a algún que otro especial nos acercamos a las 100 publicaciones desde aquel lejano 2006.
Todo parece haber pasado muy rápido, pero cuando uno se pone a pensar en las cosas que ha vivido: historias, puertos, experiencias, novedades del mercado… se da cuenta de todas las cosas que han pasado y de cómo ha evolucionado todo.
Como decíamos, no somos de grandes celebraciones, pero la vida, esa escuela de la que siempre acabamos aprendiendo, nos ha enseñado que hay que tratar de saborear los días especiales, y que, aunque parezca que no sea el momento, siempre lo es. SÍ, sabemos que por “festejar” nada cambia y al día siguiente la normalidad recupera el mandato; pero disfrutar y sobre todo compartir esos momentos tiene mucho más valor del que imaginamos.
A nivel personal siempre me ha tocado mediar en la “moderación”: mantener el equilibrio, que nada se disperse, que todo fluya. Y eso ha podido influir en lo que probablemente sea una de mis asignaturas pendientes: exteriorizar. Sacar fuera los sentimientos libera, porque la “procesión” siempre va por dentro y en estos años he vivido tantos momentos complicados como otros estupendos, tratando de no perder la entereza y transmitir calma.
Somos pasado, presente y confío que futuro, y en toda nuestra historia ciclista hemos tratado de acercar una manera de vivir y disfrutar de la bicicleta. Ojalá hayamos sido capaces de aportar algo, de ayudar a sumar. Personalmente, las experiencias vividas y toda la gente que he conocido, pagan con creces el trabajo realizado. Muchas de mis amistades de hoy en día tienen origen ciclista. Muchos de los lugares que conozco los debo a la inquietud por buscar rutas y puertos. A Pedalier, ZIKLO… les hemos dado “todo”, y nos han dado mucho, pero si han llegado a ser algo, está claro que ha sido gracias a la gente que ha estado detrás: un equipo que lleva unido esos casi 20 años y que siguen siendo verdaderos soñadores y cuya gran motivación sigue siendo la de compartir todo lo que sienten dentro.
Como os podréis imaginar, hoy en día vivir de una revista que pertenece a un grupo individual independiente y pequeño, es utópico. Ninguno de los que hacemos ZIKLO vivimos de esto: nuestra vida, al menos la económica, depende de otras cosas. Pero ZIKLO es lo que nos une, y nos hace liberar y compartir nuestras historias con la gente.
Hoy en día, el gran valor de la revista sois vosotros, sus lectores. Sin vuestro apoyo, estas páginas nunca verían la luz por lo que nuestro agradecimiento es infinito. Tampoco podemos olvidarnos de agradecer a todas esas marcas que han creído en nuestro proyecto y han sido vitales en todos estos años Si ZIKLO sigue existiendo, es gracias a todo este conjunto, a uno y a otro lado de cada página de la revista.
Todo tiene un principio y un final, y nadie sabe hasta cuándo pueden durar las cosas. Espero que la vida de ZIKLO tenga todavía un largo recorrido y si la ruta que nos espera es exigente, trataremos de superarla. Siempre nos han gustado las etapas quebradas, de alta montaña, con esos puertos duros que acaban generando un placer especial al coronarlos. La fe mueve montañas, pero la ilusión también y de esto, os aseguro, que sí que sabemos un buen rato. Por eso queremos seguir soñando.
Llega el momento de saborear este 25, de celebrarlo. Va por todos vosotros. Muchas gracias, amigos.

Por Jon Beunza.
Foto: Andoni Epelde.