¿ENGANCHA2?

 

PEDALEANDO POR LA RED

Texto:  Jordi Escrihuela

   

Esta tarde tengo fiesta. ¡Qué bien! Me voy a poner maillot y culotte y voy a salir a rodar un ratito. Hay que aprovechar, que aún quedan un par de horas de sol. Además hace una temperatura muy buena, fresquita pero soportable.

Antes de salir, por eso, voy a echar un vistazo al correo, a ver si hay alguna novedad y ya que mi hija ha salido y ha soltado por fin el portátil. Lo enciendo, introduzco la contraseña y arranco el navegador. No me quiero sentar, sólo quiero entrar en Hotmail y salir en seguida, que un momento al ordenador se puede convertir en horas y horas.

Abro el correo. Tengo unos cuantos nuevos. A ver, a ver… Siempre me pasa igual, cada mensaje que recibo lo abro con una especial ilusión, sobre todo si está relacionado con el mundo de la bicicleta y de mis amigos ciclistas.

¡Anda! Hay un email de Javier que dice que el fin de semana pasado, y gracias al reportaje que publicamos en ZIKLO, se animó a dar una vuelta por la Catalunya Nord, por Banyuls y la Tour de Madeloc. Dice que le ha encantado y que nos da las gracias por descubrírselo. Qué bien, qué bien…

Me siento en la silla y ya me acomodo. Le contesto y se lo agradezco enormemente. Continuo. Hay unos cuantos de foros de algunos clubes. Han quedado contentos de los últimos reportajes en la revista. Estupendo.

Ahora voy a consultar mi otra dirección de correo, la del trabajo. A ver… nada importante: una reunión para mañana por la tarde, alguna petición del “jefe”, alguna “cadena” de algún compañero… Y digo nada importante, porque el trabajo para mí lo es, pero la bicicleta lo es aún mucho más. No sé qué haría sin ella. Por eso todo lo que no sean correos “cicloturistas” no me producen especial emoción, salvo algunas excepciones, claro, que uno también tiene familia y amigos “no ciclistas” ;-)

Voy a entrar ahora un rato en Facebook. La verdad es que casi todos mis “amigos” son ciclistas y mis comentarios en esta red social no van más allá, igualmente, del mundo del ciclismo. A ver cómo están los ánimos de los colegas hoy. Vaya… hay algunos bastante desmotivados que aún no han salido en bici este año, entre el frío, el viento, la lluvia y la nieve y el poco tiempo del que disponen, pero que ya piensan descolgarla ahora en primavera. Otros aún siguen saliendo a menor ritmo, y algunos, pocos, se siguen machacando. No comento nada, aunque lo suelo hacer a menudo, para decir... ¡eh, que aún estoy por aquí! 

Como un sitio me lleva a otro, me voy a twitter. La verdad es que para tomarle el pulso a la actualidad, y en nuestro caso la ciclista, no hay nada como echar un vistazo rápido a los temas que son tendencia (los conocidos como trending topic). De paso, claro está, me miro las últimas fotos colgadas en instagram por mis amigos cicloturistas, a ver qué proezas y machadas han hecho este fin de semana y que, además, han dejado registradas en strava para envidia -sana- de sus seguidores. Vaya, parece que alguno ha conseguido un nuevo kom (king of the mountain). ¡Qué rabia! ¡Cómo presume! ¡Menudo postureo! ;-)

Sigo navegando y ahora me dirijo a mis páginas web favoritas: cómo no, la de esta revista, y me leo los nuevos artículos colgados y me entero también de las últimas novedades. Ahora consulto la de Altimetrías de Puertos de Montaña (APM), el foro de foros de todos nosotros, los cicloturistas. Entro y me pongo un poco al día de las últimas movidas, las nuevas quedadas, algún puerto nuevo descubierto para nuestro goce y muchas más cosas. Tiene tantos apartados interesantes para consultar que te podrías pasar horas y horas, por no decir días y días.

Ya que estamos, voy a consultar las páginas de ciclismo de los periódicos deportivos. Madre mía, ya les vale, aquí solo dan bombo y platillo al tema del doping. Es lo único que le quita portada al Madrid y al Barça. Qué injusto. Cierro ya porque el día que dé mi opinión sobre el dopaje me van a crucificar, así que mejor dejarlo estar.

Miro el reloj. ¡Son ya la seis! Me he tirado una hora y media navegando, o mejor dicho, pedaleando por la red y ni me he enterado. Vaya tela.

Ahora ya no me puedo ir. Pero qué he hecho. Bueno, pues ya puestos… ¿damos otra vuelta? A ver…www.hotmail.com