Día: 7 febrero, 2019

Challenge de Mallorca

Banderazo de salida en tierras europeas con la antiguamente denominada Challenge de Mallorca que ahora se divide en 4 trofeos individuales con clasificación propia.

Cambio importante en el guión habitual de la prueba con una primera jornada plana y un interesante final en el Puig de Salvador con 4,6 km al 7,3%. La velocidad habitual y los nervios por colocación provocaron una tremenda montonera de la que salió ciertamente perjudicado el equipo Movistar, con los abandonos de Mikel Landa (fractura parcial de la clavícula) y Carlos Verona, a los que se sumaron varios corredores más con fracturas.

Jesús Herrada fue capaz de pescar en río revuelto anticipándose al grupo con una arrancada poderosa. Corredor de gran calidad y todo terreno al que el cambio de aires el pasado año le ha sentado de maravilla. Parece que tenemos enchufado desde el inicio de temporada a otro francotirador, cada vez más cotizado, para esas fugas multitudinarias de las grandes vueltas.

 

 

Lo cierto es que cada vez resultan más disputadas estas primeras jornadas de la temporada con los clasicómanos comprobando la asimilación de la carga de trabajo en época invernal. Es el caso de Tim Wellens, Emanuel Buchmann, Bauke Mollema y Alejandro Valverde, muy activos en el precioso terreno de media montaña que jalona la Sierra de la Tramuntana y que contribuyen a hacer las delicias de los seguidores.

Es una pena que de unos años a esta parte hayamos perdido la transmisión en directo a cambio de resúmenes de 20 minutos, porque esta prueba resulta tremendamente entretenida, con corredores de gran calidad moviéndose lejos de meta sin ningún temor a fracasar en el intento.

 

Vuelta a San Juan

Desde Argentina nos llegó la noticia de que el equipo Movistar ha comenzado muy bien la temporada con una interesante victoria en una prueba que al desarrollarse en época estival cada vez comienza atraer a más corredores del pelotón internacional. Empezar a ganar a las primeras de cambio da tranquilidad, confianza en que el trabajo realizado va por buen camino, y si además lo haces con un corredor menos habitual, supone un importante espaldarazo.

Winner Anacona es de esos corredores de gran nivel que hay en el pelotón y cuyo trabajo, siempre supeditado a sus líderes, le impide tener brillo propio, motivo por el cual su palmarés es muy corto. La primera imagen mental que tengo de él es muy nítida. Vestido con los colores del Lampre (equipo con el que debutó en profesionales), culminando con éxito una escapada en una etapa clave de la Vuelta a España de 2014 que finalizaba en la estación de Valdelinares. La segunda imagen de él también la tengo clara, haciendo de puente en Alpe d Huez y tirando de su líder Nairo Quintana, en un intento a la desesperada por ganar el Tour de 2015 en la penúltima etapa. A partir de ahí repitió participación en el Tour de Francia de 2016, pero no ha vuelto ni en el 17 ni en el 18. En 2017 hizo Giro, y en 2018 Vuelta. Movistar no es de esas escuadras que reserva a sus corredores. Si hubieran visto a Winner mejor lo hubieran utilizado más para apoyar a sus líderes en las grandes vueltas, motivo por el cual la victoria de San Juan y sobre todo el modo en la que lo ha conseguido, me invita a pensar que el simpático corredor colombiano pueda parecerse más al de años atrás, que a la versión ofrecida en estos dos últimos años. En la etapa decisiva, la que finalizaba en el alto de Colorado, Movistar movió bien a sus corredores, jugó bien sus bazas: Anacona por delante, Carapaz por detrás en un segundo grupo, y en la retaguardia Nairo con el resto de favoritos. Pero una cosa es plantear una etapa y otra muy distinta el llevarla a cabo. Winner tiró sin cesar durante toda la ascensión, no pidió un relevo y no miró hacia atrás. Tuvo arrestos hasta de ganar la etapa y mantener a raya a los dos grupos perseguidores, donde había corredores de la talla de Alaphilippe que se había mostrado intratable en etapas pasadas. En ocasiones las victorias nos dicen cosas más que por el triunfo en sí, por el modo en que se ha conseguido. Quizás sea aventurarse mucho, pero con este nivel, seguro que el peso de Anacona esta temporada es mayor que las pasadas. Al tiempo.

 

 

No podemos cerrar este primer PINGANILLO de ZIKLO sin nombrar el debut de Remco Evenepoel en la máxima categoría del ciclismo profesional. No ha dejado indiferente a nadie: tercero en la contrarreloj individual, maillot de la regularidad, top 10 en la general final pese a trabajar de lo lindo el día clave en favor de su líder Alaphilippe. Sí, Evenpoel me ha sorprendido en su debut, porque pese a que todos sabemos que es muy bueno, una cosa es arrasar en juniors y otra muy distinta es plantarte en profesionales y que se te vea desde la primera carrera delante, metido en carrera y con la impresión de llevar años en el pelotón. Este chico no deja de sorprendernos y a día de hoy yo no me atrevo a ponerle límites.

 

 

Por Rubén Berasategui

Fotos: Archivos Vuelta San Juan/Challenge Mallorca

Leer Más