img
Blog

 

El tiempo no perdona a nadie, y de eso, algunas de nuestras cimas saben mucho. Entrar en el olvido, es el peor de los destinos, y llega un momento en el que la gente te recuerda sólo por lo que fuiste, y no, por lo que podrías ser.
Intereses económicos mandan y recuperar “el esplendor” de otras épocas, es tarea muy complicada para carreteras que no son de tránsito.
Seguro, que todos tenemos algún puerto en mente que se ha convertido en un imposible por el estado de su carretera.Lugares que vivieron momentos de gloria pero…

Hay veces que nos obsesionamos en “crear”nuevas cimas y nos olvidamos de “cuidar” y mantener el valor de las que tenemos. La novedad, además vende, pero es triste ver el estado de muchos sitios sabiendo lo que fueron en su día. La esperanza es lo último que se pierde, y hay ocasiones que la oportunidad puede volver. Seguro que muchos sabremos disfrutarlo.

Como decía al principio, el olvido es el peor de los destinos. Triste, pero hay lugares para los que el recuerdo es lo único en lo que pueden confiar para sentirse vivos.

Ortzanzurieta (Navarra), uno de esos puertos increíbles que sigue (y probablemente seguirá) a la espera de una mejora… Foto: A. Epelde/Ziklo